Luis Enrique, DT del Barcelona, con la copa del Mundial de Clubes.

Luis Enrique, DT del Barcelona, con la copa del Mundial de Clubes.

Ya no puede darse el lujo de anotarse en carreras populares justamente porque su popularidad se multiplicó por mil desde que es el técnico multicampeón del Barcelona. Si  bien Luis Enrique ya tenía un pasado como futbolista exitoso siendo campeón con el Real Madrid y el Barcelona y jugando en la selección de España (medalla de oro olímpica en Barcelona 92) su presente en el equipo culé lo catapultó de tal manera que el trote quedó para otra ocasión. Su historial deportivo luego de su retiro como futbolista profesional es también impecable. Comenzó corriendo carreras de calle de 10k y fue subiendo la cantidad de kilómetros hasta llegar a una ultra: la Marathon Des Sables, 243 kilómetros por el desierto del Sahara. “Empecé corriendo carreras de 10 kilómetros, después medias maratones, maratones y probé la bicicleta. Me llena y me motiva cuando no estoy trabajando”, contó el DT.

Luis Enrique en el Marathon Des Sables

Luis Enrique en el Marathon Des Sables

Calle o trail, el ex futbolista probó todas las superficies.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Su historia en el maratón es similar a la de cualquier corredor popular: fue de a poco conquistando distancias hasta que encontró su muro: las tres horas. Su obsesión fue durante años completar los 42k en menos de 180 minutos. Y no fueron pocas las veces que lo intentó. “Me dijo que quería bajar las tres horas en el maratón. Me pidió que le ayudase y, desde el principio, me llamó la atención la voluntad de ese hombre. Tenía esa ambición que le permitió una dedicación casi exclusiva durante años en los que vivió para ella y para su familia”, contó Víctor Gonzalo, su entrenador, para Público.es.

“Nunca se me olvidará el maratón de Amsterdam. Yo era su liebre y le faltaron veinte segundos para bajar de las tres horas. Cuando llegaba a meta, Luis, sin embargo, no se reprochaba nada. Sabía que lo había dado todo. Antes de Amsterdam, lo intentó en Nueva York y tampoco pudo lograrlo. Tenía esa mentalidad. Sabía que las cosas casi nunca se logran a la primera. Por eso ahora le imagino inteligente en el Barcelona cuando las cosas no le vayan bien. Luis Enrique era muy exigente consigo mismo. Siempre se pedía más. Pero una vez que se quitaba el dorsal sabía que había otra vida que no se podía dejar de disfrutar, porque la vida pasa muy rápido. Tenía ese equilibrio y podía hacerlo”, relató Gonzalo. Se dice que en la Maratón de NY fotocopió un dorsal de elite para poder salir con los más rápidos…

Obsesivo como lo era a la hora de salir al Camp Nou o al Bernabeu, cumplió su objetivo:  “Fue en el maratón de Florencia cuando bajó de las tres horas. Había aprendido cómo hacerlo. Y entonces yo casi no tuve que decirle nada en la carrera. Él fue su propio entrenador”. Y allí se terminó su historia: “Luis Enrique se dio cuenta de que su viaje en el maratón ya había terminado”, agregó. ¿Su tiempo? 2 horas 57 minutos y 58 segundos. Desde ese momento, comenzó a degustar en el mundo del Triatlón (completó el olímpico de Banyoles, Catalunya) y no paró hasta completar un Ironman, en Frankfurt.

Bajando las tres horas en Florencia

Bajando las tres horas en Florencia

“Practicar running me hace sentir vivo. El hecho de superarte y dar lo mejor de ti es como una terapia y muchos de los problemas que me surgen como entrenador los soluciono corriendo. Es el momento en el que me encuentro conmigo mismo”, dice el propio Luis Enrique.

Ahora, pese a que corre poco, despunta el vicio de la actividad física con la bicicleta. Se lo puede ver llegando a la Ciudad Deportiva del Barcelona sobre ruedas y suele armar excursiones con sus amigos por las ciudades cercanas a su lugar de residencia, Gavá, en plena Catalunya. En España aseguran que su próxima meta será repetir la Quebrantahuesos, carrera que ya realizó en el 2005 y que sale de Huesca para atravesar los Pirineos hasta Francia para volver después al mismo punto, cruzando cuatro puertos de montaña (Somport, Marie Blanche, Portalet y Hoz de Jaca) a lo largo de 198 kilómetros con un desnivel acumulado de 3.500 metros. Y, para cuando se retire, planea realizar el Camino de Santiago, hacia la Basílica de Santiago de Compostela, en Galicia. Claro que a este ritmo de títulos con el Barcelona, su retiro como DT parece bastante lejano.

Luis Enrique en una de sus salidas a rodar.

Luis Enrique en una de sus salidas a rodar.