“La ida fue de Cachi a Caviahue, unas 21 horas. Fue un remis de Cachi a Salta, avión Salta a Buenos Aires y Buenos Aires a Neuquén. De ahí a Caviahue en micro”. La vuelta, en cambio fueron 28 horas, pero todo por tierra: micro de Caviahue a Neuquén y de ahí Azul, desde donde se subió un auto y volvió a Tandil, en donde lo esperaban sus amigos y familia para celebrar con un asado nada menos que la clasificación al Sudamericano de Venezuela. Diego Simon está cansado pero se le nota la alegría de haber logrado el triunfo en una carrera muy competitiva, con muchos de los mejores exponentes del trail nacional.

El hombre de Tandil, que venía de seis meses sin competir por una lesión, decidió prepararse de una manera diferente este año. Se fue durante un mes a Cachi, Salta, a probar el entrenamiento en la altura como lo hacen los corredores de calle. De hecho, compartió varios días y entrenamientos con Mariano Mastromarino, Mariela Ortiz, Martín Méndez y varios otros que este 17 de febrero estarán en Sevilla corriendo por la clasificación al Panamericano de Lima.

Fueron meses difíciles para el tandilense. “En septiembre del año pasado, cuando llegué de estar cinco meses en Europa y de correr la Ultra Trail du Mont Blanc, estaba con mucho dolor en el pie, ya lo venía arrastrando, pero llegó un momento en el que tenía mucho dolor en la planta y no podía casi pisar. Fui al podólogo por primera vez y me enteré que eran verrugas plantares, no sabía lo que era y tenía en los dos pies, en los puntos de apoyo, en los metatarsos. Así que empecé un tratamiento con crioterapia, por un mes y medio no pude entrenar, sólo bicicleta algunos días, pero a veces no podía ni poner los pies en los pedales porque me dolía. Me tuvieron que hacer varias veces en un pie porque no se iban”.

Una vez que volvió a correr, ya en noviembre, Simon revisó el calendario y empezó a planificar el 2019. “Me enteré que estaba el Sudamericano en Venezuela y obvio después está el Mundial en Villa La Angostura, y quería apuntar ahí. Empecé a entrenar bien en noviembre, tenía tres meses a full, creo que descansé cinco días en total desde ahí. Me entrené como nunca, y en enero decidí irme un mes a Cachi. Dejé todo y entrené re bien, con buena continuidad. En Salta hice una muy buena pretemporada, en altura. De ahí me vine directo a Caviahue porque también es alto, estábamos a 1600 y me venía bárbaro el entrenamiento que hice”.

Claro que, después de ese entrenamiento, llegaron 21 horas de traslados para llegar a Caviahue Trail, que era selectivo para el Sudamericano. Un lugar había para el primero de la clasificación.

“La había preparado muy bien. Llegué el miércoles, y el sábado salí a dejar todo. El primer mil lo hice a 3’10. Metí ritmos rápidos en las subidas, que son mi fuerte, dejé todo en los primeros seis o siete kilómetros, donde hice una pequeña diferencia, no miré nunca para atrás. Después me alcanza Nahuel Luengo, pasó adelante y yo lo seguí de cerca. Pero antes de la bajada me pude despegar y en los últimos 7 kilómetros, que eran en bajada con una pequeña subida pude mantener la diferencia. El entrenamiento en Cachi me hizo efecto, hice buen ritmo de entrada y pude llegar bien con más de 40 segundos de ventaja”. Diego cruzó la meta de los 15k en 1 hora 3 minutos y 47 segundos mientras que el balcarceño Luengo lo hizo en 1h04m23.

¿Qué se viene? El objetivo es el Sudamericano de Venezuela, que se corre el 7 de abril. La idea es prepararlo bien, llegar al 100, preparado a full. Vamos a tener también el Nacional en Esquel, para clasificar al Mundial, espero poder estar en el equipo. Siempre en la distancia corta, en los 15k, quiero ponerme rápido, en la calle también, para poder estar bien fuerte. Quiero volcarme la distancia corta.

 

Resultados completos: http://caviahuetrail.com.ar/wp/