A una semana de ganar los 42 Km de Patagonia Run y conseguir con ello ser la primera mujer preclasificada para disputar el Mundial de Montaña de Premana, Italia, el 6 de agosto, Jennifer Castro aún no puede creerlo.

Su trayectoria dentro del trail es aún muy corta, sin embargo los logros obtenidos en estos cuatro años nos indican que estamos frente a una joven con un potencial enorme que reparte su tiempo entre su trabajo como empleada de una imprenta y el entrenamiento.

Con tan solo 28 años de edad, la joven nacida en San Martín de los Andes, comienza a sorprender en el mundo del Trail. Parafraseando a Madonna, muchos se preguntan…¿ quien es esa Chica?.

17861491_1486309328069045_7010129421209578694_n

Yennifer descendiendo el Cerro Colorado durante PatagoniaRun

¿ A que edad comenzaste a correr?

Siempre me gustó correr. Lo practicaba como deporte, pero nunca se me había dado por  competir. En el 2014, me anote para participar de los 5 km de la carrera de la Mujer y ahí descubrí podríamos decir que comienza mi historia. En 2015 de corajuda me anote para los 20km de Hi-tec 7 lagos. Si bien era una prueba de equipos, ese año se abrió una modalidad individual de 20 km y tuve la suerte de ganarla.  A los pocos días se corría el K21 de San Martín de los Andes. Estaba tan entusiasmada que fui corrí y sin esperarlo también lo gane.

¿ Ese triunfo te llevo al Salomon K42 de Villa la Angostura?

Si. Hasta ese momento los 21 Km era mi máxima distancia, pero ir al K42 era un sueño y trate de llegar de la mejor manera, termine 2da de mi categoría y 15 de la general de mujeres con 5hs 05. Fue  un gran empujón. El 2016 me preparé todo el año y nuevamente el K21 de mi ciudad de dio el pase a Villa la Angostura y pude salir segunda con 4hs 29m. Impensado para mi, viendo las corredoras de renombre que había.

¿Encontraste tu distancia?

Puede ser. Me siento muy cómoda corriendo entre 21 y 42 km en montaña. No soy muy rápida pero tengo mucha resistencia en esas distancias. Mi fuerte es la trepada. Sentir toda la fuerza en las piernas,  llegar a la cumbre y ver como el cuerpo se relaja es emocionante. Los descensos al principio me costaban por el miedo, pero con los entrenamientos fui  perdiendo el vértigo. Yo corro sin nada. No llevo geles ni hidratación conmigo en la carera. Trato de recobrar energías en cada apuesto. Aprendí a  escuchar a mi cuerpo. Si necesito agua o gatorade o comer algo me tomo el tiempo en el puesto para hacerlo y sigo corriendo.

¿Como es tu plan de entrenamiento?

No tengo un plan. Salgo a la montaña y corro. Hace un año atrás conocí a Matias Chazarreta y con el salgo a correr. Me marco un circuito y trato de ir bajando los tiempos cada día. Luego complemento con el gimnasio tres veces a la semana para fortalecer las piernas principalmente. No hago pista. Primero porque acá no tenemos  y segundo porque me cuesta correr en llano. Se que tengo que hacerlo para aumentar mi velocidad, pero con tanta naturaleza alrededor es difícil decirle no a los senderos de la Patagonia.

¿Que sabías del Mundial de  Italia? 

Muy poco, nunca indague demasiado. Leí algunas notas en los medios y cuando salió que Patagonia Run sería clasificatorio, solo pensé en dejar todo y que sea lo que Dios Quiera.

¿ Alguna vez pensaste en representar al país?

Salir del País y poder representar a Argentina, Neuquén y San Martín de los Andes sería un sueño para mi. Se que aún queda correr en Tándil, pero la Fe no la pierdo. Tengo que arribar dentro de las cinco primeras. Trataré de llegar bien preparada. Quizás corra los 21 km de Bariloche y luego ya me enfoque en la clasificación.

En Patagonia Run hiciste la entrada en calor junto a Roxana Flores, quien a priori era la candidata.¿ Que conversaban en la previa?

Si, con Roxana tengo una buena relación es una gran corredora, también estaba Andrea Doblas que tiene una gran trayectoria. Con Roxana mirábamos a Simón, Mohamed y Pereyra. Hablábamos de que se iban a matar corriendo ( en el buen sentido)  y así fue.

¿Hablaste con ellos?

No. Soy muy nueva en esto. La verdad es que no los conozco y no soy de salir a correr muy lejos de mi ciudad, entonces nunca termino de relacionarme.  Cruzamos algunas  miradas como amagando a saludarnos pero soy muy vergonzosa ( risas).