Rara vez suceden hechos insólitos en el mundo del atletismo. Por suerte lo ocurrido no sucedió en un juego olímpico, ni en una final de un mundial.

Lo que le ocurrió a Aengus Meldon, el pasado 12 de febrero en los juegos universitarios de Atholone, Irlanda, seguramente no lo dejo dormir por varios días. Es que perdió la prueba de 800mts  por culpa de una cinta elástica.

Mientras que se disputaba la semifinal de los 800 mts en el estadio de atletismo, la mismo tiempo se celebraban múltiples pruebas de forma simultánea, con tan mala fortuna que, una cinta elástica proveniente de la prueba de salto con garrocha, salió despedida hacía la pista de atletismo y dejó a Meldon enredado. La cinta comenzó el recorrido por su cuello y en el afán de tratar de zafar de ella terminó enredada entre sus piernas. Aunque perdió el liderazgo de la carrera, logró terminar en tercer puesto. Poco consuelo, para quien puede ser el deportista con peor suerte del año.

A pesar del extraño accidente que costó la victoria de Meldon, se le dio un adiós a la final como resultado.Lamentablemente no pudo replicar su forma de semifinal y terminó en octavo lugar.