Este fin de semana, los 70 kilómetros de Calvario Race en Villa La Angostura iban a ser la última competencia evaluativa antes del Campeonato Nacional que se desarrollará el 11 de febrero en San Martín de los Andes. Junto con Amanecer Comechingón, realizada en el mes de julio en Córdoba y Calchaquí Trail, que se realizó en Salta el pasado 26 de noviembre, la carrera en la villa neuquina conformaba uno de los tres Evaluativos que en conjunto, según criterios presentados por la Comisión Técnica de Trail, Ultra y Montaña, otorgaban dos cupos en hombres y dos en mujeres para el Mundial de Ultra Trail que será en mayo, en Peñagolosa, España.

 

La carrera de 70 kilómetros -que contaba con el aval de la Confederación Argentina de Atletismo como Evaluativo para el Mundial- debió cancelarse cuando los corredores habían completado menos de la mitad de la distancia. Según relatan los mismos protagonistas, fue una vez que llegaron al Mallín de las Nieblas, antes de la subida al Cerro Negro, cuando se encontraron sin marcas ni cintas, quedando durante al menos dos horas sin saber por donde continuar el camino. Una vez notificada de la situación, la organización de la carrera -junto con varios colaboradores de la zona- fue a buscar a los participantes, haciéndolos descender por el arroyo Ragintuco hasta la Ruta 40, a escasos 10 kilómetros de la llegada.  

Largada de los 45k, en la base del Cerro Bayo. (FB Oficial Calvario Race / Adri Romano)

En ese momento se decidió dejar sin efecto la distancia y cancelar la carrera, logrando completarse únicamente las distancias de 45k y 20k, que no formaban parte del evaluativo. Ninguno de los participantes de 70 pudo completar el circuito y llegar a la meta.

 

Esta era la primera vez que Calvario Race, que va por su tercera edición, realizaba un circuito de 70 kilómetros, ya que la edición pasada, también en diciembre, tuvo como distancia máxima los 50k, mientras que la primera edición, en mayo de 2016, el recorrido más largo era de 35k.

 

Gustavo Reyes, uno de los organizadores del evento, emitió un comunicado para aquellos corredores que se vieron afectados por la decisión de dar por finalizada la carrera: “Pido sinceras disculpas por lo sucedido en el circuito, es error sólo mío y entiendo sus broncas, la decisión de cancelar la carrera es por cuestión de seguridad y que regresen sanos con sus familiares. En la semana estaré comunicándome con cada uno por teléfono o email para ver la situación. Yo como corredor lo he vivido y sé lo que se siente, también sé que soy muy crítico cuando pasan estas cosas y ésta no será la excepción. Lo que pasó, ya pasó, no puedo cambiarlo, pero para adelante puedo dar respuesta”.

Durante la carrera. (FB Oficial Calvario Race / DW Photographer)

Por su parte, la CADA, solicitó los informes para analizar los pasos a seguir antes del Campeonato Nacional que se realizará en San Martín de los Andes y que contará con parte de la misma organización. “Hemos solicitado un informe de la competencia a la Asociación Argentina de Ultramaratonistas y por su intermedio a los organizadores para poder evaluar convenientemente la situación. Es muy importante en esta etapa progresiva de oficialización de las competencias de Trail y Montaña”, aseguró Juan Alberto Scarpín, presidente de la Confederación.

 

Por su parte, desde la Comisión Técnica evaluarán qué ocurrirá con los corredores que participaron de los 70k evaluativos de Calvario Race buscando estar en consideración para formar parte del equipo argentino el Mundial del 12 de mayo. Al tanto de todo lo ocurrido el fin de semana, esperan resolver junto con los representantes del Ultra Trail Gustavo Reyes y Leonardo Isola -ya que el evaluativo es para el Mundial de dicha disciplina- qué ocurrirá con los cupos que dependían de los evaluativos, con la idea de no agregar más carreras a las tres que ya estaban estipuladas en los criterios para elegir a las selecciones nacionales publicado en octubre de este año. Y esperan, claro está, que el Campeonato Nacional, con distancia máxima de 75k en San Martín de los Andes se desarrolle con total normalidad.