Se prepararon durante meses, cada uno en su ciudad, para subir todos juntos. Algunos se sumaron después, otros están desde el inicio del proyecto, lo importante es que todos tienen el mismo objetivo: llegar a la cima del Aconcagua para llevar la bandera del deporte y la vida sana lo más arriba posible. Quizá no todos lleguen y no importa: la idea es intentarlo.

 

Bajo la tutela de Grajales Expeditions, con Julián Weich como embajador del proyecto, son 11 atletas los que estarán intentando subir a diferentes puntos de los 6962 metros sobre el nivel del mar que tiene el segundo pico más alto del planeta. Este lunes comenzaron la travesía: de Penitentes a Confluencia. Desayunaron en el hotel para luego trasladarse desde Los Penitentes hasta el ingreso al Parque (Horcones a 2.950m). Allí realizarán el control de permisos y acreditación con los guardaparques. Luego iniciarán el trekking de aproximación. Tras una caminata suave de tres o cuatro horas llegarán a Confluencia, el primer campamento de la Ruta Normal (3.390m).

 

¿Quiénes son los que se animarán a semejante travesía? Deportistas en actividad o retirados que encontraron en el deporte su fuente de inspiración para superarse. Entre los más reconocidos se encuentra la judoca y medallista olímpica Paula Pareto, quien sólo llegará hasta la base del cerro, permaneciendo allí cinco días. Incluyó este viaje en el medio de su preparación para otras competencias y mientras sigue trabajando como médica en el Hospital de San Isidro, siendo especialista en traumatología. Ella llevará la bandera de los Juegos Olímpicos de la Juventud, que se desarrollarán en octubre en Buenos Aires.

Otro olímpico es Fabricio Oberto, medalla de oro en los Juegos de Atenas 2004 y miembro de la Generación Dorada. Campeón con San Antonio Spurs, debió superar en plena carrera profesional un problema cardíaco que ponía en riesgo su vida. Se sometió a una cardioversión eléctrica (un reseteo del corazón), y debió repetirlo dos veces más. Se retiró a los 37 años.

Los acompañarán Silvio Velo, capitán y goleador de Los Murciélagos, la selección argentina de fútbol sala para ciegos. Elisa Sampietro de Forti quien en el mundo de los corredores es famosa por haber realizado El Cruce (carrera de montaña de 100k en tres etapas) varias veces;
María del Pilar Pereyra es una de las máxima referentes de la natación, quien padeció lumbociatalgia por lo que debió retirarse muy joven pese a haberse convertido en la primera argentina en obtener una medalla de oro en una Copa del Mundo; Pablo Giesenow quien sufrió la amputación de sus dos piernas luego de un accidente y se dedica al triatlón, buscando llegar a los Paralímpicos de Tokio; el español Álvaro Casillas, joven torero que sufrió una grave lesión tras una cornada y no pudo caminar casi por un año pero luego se dedicó también a las pruebas combinadas y tail running; Ezequiel Baraja, quien condenado a casi siete años de prisión por robo conformó Los Espartanos, el equipo de rugby de la Unidad Penitenciaria 48 de San Martín, donde sigue yendo aún en libertad para jugar con su ex equipo y promover los valores del deporte; Peter Czanyo quien superó un cáncer de pulmón y se dedicó al deporte, siendo además presidente de la Fundación Pacientes de Cáncer de Pulmón y un activista en la lucha contra el tabaquismo y Fernando Marino (quien ingresó mediante el concurso) profesor de la Facultad de Veterinaria de la UNLP y ex combatiente de Malvinas, quien se dedica al trail.

 

La expedición, que tiene a Optitech como main sponsor, tiene un objetivo enviar un mensaje para promover el deporte y la vida sana. Pero también un fin solidario: los fondos que se recauden a través del proyecto serán donados a la Fundación Cecilia Baccigalupo y serán aplicados en un proyecto que busca sentar bases sustentables para que cada vez más personas con discapacidad intelectual encuentren en el deporte la herramienta de superación e integración a la sociedad. La Fundación Amalia Lacroze de Fortabat donará a la Fundación Cecilia Baccigalupo $3 por cada metro que ascienda cada uno de los 11 participantes de la expedición. También se sumó la Fundación Leo Messi.