shobu

El atletismo ruso vive momentos complicados: al borde de ser marginado de los Juegos Olímpicos por decisión de la IAAF, que mantiene la suspensión impuesta por los numerosos escándalos de doping que la salpicaron, es imposible no recordar uno de los escándalos más importantes que sacudieron a la elite mundial de maratón cuando la rusa Liliya Shobukhova presentó anomalías en su pasaporte biológico, fue suspendida por tres años y se le retiraron sus tres títulos logrados en Chicago y el obtenido en Londres, además de exigirle la devolución del dinero que había adquirido por los premios, cerca de 1.500.000. Ganadora del World Marathon Majors en dos oportunidades (2009-2010 y 2010-2011), en los registros oficiales ya no figura su nombre y se eliminaron casi todos los videos de sus cuatro triunfos en maratón.

En 2009, Shobukhova logró su primer título en Chicago con un tiempo de 2h25m56, en su primera victoria en los 42k, dejando atrás a dos de las candidatas: la americana Deena Kastor y la alemana Irina Mikitenko. Luego llegaría su único triunfo en Londres (donde fue tercera un año antes y luego fue segunda), bajando nuevamente su crono: 2h22m. Un año después de su victoria en suelo americano, repitió en la misma carrera, bajando cinco minutos su tiempo de aquel primer título y logrando su mejor marca con 2h20m25. Con ese triunfo, además de marcar un nuevo récord ruso, se llevó el primer premio grande de su carrera: los 500.000 dólares del World Marathon Majors.

Su primer triunfo en Chicago 2009:

La rusa era furor. En Londres 2011, logró un segundo puesto con 2h20m14 (nuevamente PB), llegando detrás de Mary Keitany (2h19m18). Pero su fama explotó cuando logró ser la primera mujer en lograr tres veces consecutivas la maratón de Chicago. En el 2011, con un tiempo de 2h18m20 se convirtió en la segunda mujer más rápida de la historia, detrás de la (aún) poseedora del récord femenino en maratón y de los tres mejores tiempos: Paula Radcliffe. La británica logró su mejor tiempo en Londres 2003 con 2h15m25 (marca vigente), en 2002 en Chicago había logrado 2h17m18 y su tercer mejor tiempo fue -también en suelo inglés-, con 2h17m42. Apenas 38 segundos menos que el tiempo logrado por Shobukhova, quien le sacó cuatro minutos de diferencia a su contrincante Ejegayehu Dibaba. Y con otro dato espectacular: los últimos 200 metros en 33 segundos. Con 90 puntos obtenidos, se quedó nuevamente con el premio de los 500.000 dólares de la WMM.

El segundo puesto en Londres 2011.

En 2012, ya sin tanta suerte, compitió en los Juegos de Londres sin poder terminar la carrera y, en Chicago, buscando su cuarto título, apenas logró finalizar en el cuarto puesto. Más tarde denunció que le exigieron pagarle a la federación rusa unos 450 mil euros (550.000) como soborno para ocultar el resultado positivo en sus muestras y así poder participar en los Juegos. Shobukhova aseguró que cuando se negó a pagarles nuevamente, en la federación denunciaron las anormalidades en sus análisis.

shobu2

En el 2014 llegaría la sanción: la federación atlética rusa anunció finalmente que habían encontrado anormalidades en su pasaporte biológico. ¿Qué significaba? El pasaporte biológico es un documento individual que suma un conjunto de resultados de análisis -parámetros hematológicos y  perfil esteroide urinario-, que permiten determinar el perfil hematológico o urinario de un atleta. La información queda congelada y almacenada y servirá de base de comparación en caso de que se detecten alteraciones. Tras un estudio estadístico se puede saber si en los datos extraídos se producen desviaciones extrañas que podrían ser indicio de dopaje sanguíneo o con anabolizantes.

Así, entonces, primero fue castigada por la federación rusa por dos años, pero la IAAF recurrió al TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo) solicitando una sanción mayor. Luego de que el TAS ratificara el acuerdo entre las partes (IAAF, Agencia Mundial Antidopaje, Agencia Rusa Antidopaje y la atleta), se le impuso a la fondista una suspensión de 3 años y 2 meses, entre el 24 de enero del 2013 y el 23 de marzo del 2016. De esta manera, se anularon todos sus resultados deportivos desde el 9 de octubre del 2009 en adelante: esto significa que se borraron los registros de Chicago y Londres. En las webs oficiales, Shobukhova no figura como ganadora. Pero el castigo finalizó en agosto del 2015 ya que la WADA (Agencia Mundial Antidopaje, sus siglas en inglés) decidió rebajarle la pena ya que la atleta colaboró brindando información sobre dopaje.


La fondista rusa sólo pudo quedarse con sus medallas de plata en los 5.000 metros de los Campeonatos Europeos de Gotemburgo 2006 y en los 3.000 metros de los Mundiales en pista cubierta de Moscú de ese mismo año.

En mayo del 2016, luego de finzalizada su suspensión, decidió anunciar su retiro. “Estoy entrenando chicos desde enero y no tengo intenciones de volver. Estuve esperando con intensidad a que se terminara mi suspensión y una vez que ocurrió, una sensación de devastación se apoderó de mi”, contó en una entrevista.

Este año, y con la situación de la federación rusa en pleno escándalo, opinó de la posibilidad de que los atletas rusos no participen de Río 2016: “¿Qué tienen que ver los deportistas con todo esto? ¿Cómo se puede privar de la oportunidad de acudir a unos Juegos Olímpicos a un joven atleta que ha soñado toda la vida con esto y no ha hecho nada malo?”.