Como no podía ser de otra manera, lo anunciaron en lo alto de una montaña. Kilian Jornet y su pareja Emelie Forsberg anunciaron vía redes sociales y con una muy simpática foto que están esperando su primer hijo.

“Estamos felices de contarles que vamos a tener un bebé invernal”, escribieron ambos atletas, quienes actualmente están viviendo en Noruega.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

We are happy to tell you that we are having a winter baby! Exciting times to come!

Una publicación compartida por Emelie Forsberg (@tinaemelie) el

//www.instagram.com/embed.js

Kilian, de 30 años, y Emelie, sueca y de 31 años, presentaron en noviembre del año pasado el corto Testing ourselves (Probándonos a nosotros mismos), mostrando la última de sus expediciones en el Himalaya. Este año, en julio, la sueca había logrado dos récords: nuevas marcas de ascenso y descenso al Mont Blanc, el pico más alto de Europa; y al Monte Rosa, la segunda montaña más alta de los Alpes.

Primero lo había logrado con los 4.810 metros del Mont Blanc, con tiempo de 7 horas 53 minutos y 12 segundos de ascenso y descenso. Luego, subió y bajó los 4.554 metros del Monte Rosa en 5 horas 3 minutos y 56 segundos.

En una reciente entrevista con 20 Minutos, Jornet contó cómo piensan acomodarse con la llegada de su primer hijo: “Nos afectará a Emilie y a mí, está claro. Nos planteamos qué nos va a suponer, si estamos preparados o no y creo que al final supone sobre todo logística: preparar viajes, entrenamientos… Por suerte los dos somos atletas y no tenemos un horario de 9 a 17, nuestro trabajo está en la montaña, así que nos turnaremos y cuando uno salga el otro se quedará con el niño, y así. No creo que tampoco sea un cambio de vida, es mucha organización”.

Al preguntarle sobre los pañales y si ha podido practicar, reconoció: “Un poco sí, el otro día con un amigo en su casa. Espero que se me dé bien”. “Nervioso… Como todos. Quiero que todo vaya bien. ¿Niño o niña? Me da igual, la verdad”.

“Le educaremos en los valores que nos han transmitido a nosotros, el amor y la conexión con la naturaleza, eso lo es todo para mí. Es la forma en la que nosotros vivimos e intentaremos inculcársela. Luego ya tendrá libertad para elegir lo que quiera hacer en su vida. Y si no corre, pues no pasa nada… Bueno, cada persona elige su camino… Pero seguro que él hará más montaña de pequeño que jugar a la Game Boy o al fútbol, eso seguro”.