Largada a pasitos del Obelisco, Juanse cantando en vivo, un clima perfecto para correr el 31 de diciembre. Así, la San Silvestre que cerró otra edición con 11.000 corredores paseando por el Microcentro porteño. Con largada a las 8 de la mañana, fue una fiesta que cada vez se trata más de despedir el año al trote que de intentar una marca o una buena performance.

Disfraces, pelucas, trotes grupales, caminata, los bomberos tirando agua y los participantes bailando debajo de la ducha improvisada en plena avenida 9 de Julio. De eso se trata para muchos esta San Silvestre porteña: divertirse, pasar un buen momento con amigos, trotar relajados, brindar post carrera y comenzar a vivir el año que se viene desde la mañana.

Sin embargo, hubo atletas que si estuvieron dispuestos a correr rápido. Por segundo año consecutivo, Martín Méndez fue el ganador de la prueba, con un tiempo de 24 minutos y 13 segundos, siendo escoltado por Juan Benítez y Félix Sánchez, quienes cruzaron la menta en 24m14 y 25m24, respectivamente. En el 2017, Méndez había cruzado el arco en 24m08.

Entre las mujeres, la ganadora fue María Luz Tesuri, con un tiempo de 27 minutos y 28 segundos, mejorando la mejor marca del circuito, que era de 27m44, lograda en 2014. La atleta de Gualeguaychú tuvo un rendimiento superlativo, arribando en el puesto 12 de la clasificación general. El podio femenino lo completaron Virginia Mercado (30m54) y Carolina Kruk (31m06).

El circuito, por el microcentro porteño, incluyó lugares emblemáticos como la Casa Rosada, Plaza de Mayo, el Cabildo, el Obelisco y la Avenida 9 de Julio, entre otros.