El joven suizo Rémi Bonnet (23 años) se ha impuesto en los 42 km de Zegama’Aizkorri, en la categoría masculina tras completar la prueba en 3:53:57.  Incansable este joven que el pasado día viernes también se impuso en el  Kilómetro Vertical.

El segundo en pasar por línea de meta ha sido Stian Angermund 3:55:28 quien en la edicón anterior le había  arrebatado el tiempo récord de la prueba a Kilian Jornet, que lo ostentaba desde 2014. El último en subirse en el podio ha sido Bartolomiej Przedwojewskoi con un tiempo de 3h56.

“Ganar en Zegama, justo por delante de un amigo como Stian y después de haber vencido en el Kilómetro Vertical es un sueño hecho realidad. La atmósfera es increíble, solo se encuentra en esta carrera”, afirmó Bonnet. El corredor de Salomon quien se adjudicó la primer etapa de la Golden Trail Series cruzó la meta visiblemente emocionado y levantó sus brazos con rabia tras liderar los 42 kilómetros prácticamente desde el comienzo.

Con un podio 100% Salomon, en el top10 masculino se han colado hasta ocho corredores de la marca con Marc Lauenstein cuarto; Max King sexto, Thibaut Baronian séptimo, Aritz Egea octavo y Ruy Ueda noveno. Además, el catalán Oriol Cardona ha sorprendido en su debut en Zegama haciéndose con una destacada quinta posición (4:01:02).

La noruega Ida Nilsson ha finalizado la carrera con un tiempo de 4:38:39 coronándose campeona de la edición 2018 y se ha quedado a cuatro minutos de batir el récord. “Había visto muchas fotografías y vídeos de Zegama, mucha gente me había hablado de ella y sabía que era una prueba especial. Sin embargo, la realidad todavía es más espectacular. Estoy muy feliz de estar aquí”, comentó Nilsson, con pasado en el atletismo en pista, al recibir el calor de la gente en la plaza.

Por detrás han entrado Laura Orgue y Ruth Croft con un tiempo de 4:45 y 4:48, respectivamente.

Ida Nilsson, atravesando la linea de llegada.

La lluvia amenazante no se hizo presente en la 17º edición de la Zegama-Aizkorri. El ambiente ha sido excepcional y los aplausos y los gritos de ánimo han llevado en volandas a los más de 500 corredores que han participado en esta prueba que es puntuable para la Copa del Mundo de carreras de montaña.