La porteña Jennifer Dahlgren y el bonaerense Joaquin Gómez  lograron este martes la medalla dorada en lanzamiento de martillo en los Juegos Odesur de Cochabamba 2018 y, además, consiguieron la clasificación para los Juegos Panamericanos de Lima 2019. Javier Carroqueo debió abandonar por el mal de altura.

La Cuatro veces atleta olímpica, con su mejor marca en los JJOO de Río 2016 donde fue 27°, Dahlgren lanzó el martillo a una distancia de 70.98 metros, en una definición agónica en su último intento. La argentina fue escoltada por la venezolana Rosa Rodríguez (70.93mts) y la ecuatoriana Valeria Chiquilinga (66.77mts), y repitió un logro que había obtenido en los Odesur de Río de Janeiro 2002 y Buenos Aires 2006.

“Honestamente venía a buscar la medalla de oro, son mis últimos Juegos Odesur y creo que me lo merezco”, afirmó la atleta argentina de 34 años.

La jornada inicial del atletismo iba a entregar otra gran alegría. Joaquín Gómez se quedó con el oro en martillo masculino gracias a una marca de 75.10m, la que estableció el nuevo récord sudamericano Sub 23. Entre otros, el bonaerense dejó atrás al brasileño Wagner Carvalho (bronce), finalista olímpico en Río y vigente plusmarquista del continente.

Abandono de Carriqueo.

Los Juegos Odesur, que se vienen realizando en Cochabamba, Bolivia, están demostrando lo difícil que es el alto rendimiento en la altura. En esta oportunidad la victima fue el argentino Javier Carriqueo, quien debió abandonar en la competencia de los 5000 metros.

“No era lo que pense la altura. Pasó factura y de una manera que no había experimentado”, manifestó el atleta argentino en las redes sociales.

El argentino logró un buen rendimiento hasta los 1000 metros donde comenzó a sentir la falta de aire. La fatiga y la falta de oxigeno lo obligaron a abandonar en los 2500 metros. Ahora Javier va por la revancha el próximo viernes en los 10.000 metros.