Con la presencia de una nutrida delegación Argentina se disputó el pasado sábado en Badia Prataglia, Italia,  el mundial de Ultra distancia (50K)  organizado por la IAU. El español Luis Alberto Hernando con un tiempo de 04:23:31 fue el ganador. Un minuto más tarde  Cristofer Clemente arribaba en segundo lugar. El podio lo completó el Frances Cedric Fleureton con 04:24:31. El mejor argentino fue Sergio Pereyra con 05:09:47 arribando en el puesto 43. Para destacar la carrera de nuestra compatriota  Tania Diaz Slater que se ubicó 35 entre las damas.

Sabemos que para los corredores que viajaron todo fue cuesta arriba.  Venta de empanadas, rifas, eventos a beneficio, cartas a Instituciones y empresas, todo artilugio fue válido. Como pudieron, cada uno de los 12 representantes fueron juntando el dinero necesario y viajaron a Italia. Ese esfuerzo personal vale y mucho. Ver remeras y banderas argentinas cruzando la meta nos llena de orgullo. Del lado periodístico debemos separar el sentimiento y enfocarnos en un análisis a futuro si lo que buscamos es que las competencias internacionales de montaña (entiéndase mundiales y sudamericanos) ingresen en un plan nacional de apoyo económico  por parte de las Instituciones que nuclean al deporte.

Las carreras de montaña, trail, sky running, o como las distintas organizaciones las llamen son una disciplina deportiva tan nueva y con tanto por desarrollar que todavía cuesta interpretar claramente el nivel actual. La falta de un parámetro objetivo como resulta el tiempo en las competencias llanas, que permita la comparación resulta el principal obstáculo. ¿Como comparamos la performance del pasado fin de semana de Luis Alberto Hernando en Badía Prataglia con lo que podría haber sido una carrera de similar distancia en otro punto del planeta? ¿Como sabemos si, independientemente del puesto, los argentinos tuvieron el rendimiento esperado, si evolucionaron respecto del año pasado, si pueden continuar haciéndolo? Como podemos proyectar el futuro de la actividad sin encontrar el conjunto de parámetros que nos permita hacerlo.

Claro es el ejemplo de Cristofer Clemente que con un tiempo de 04hs24min se consagró subcampeón mundial con apenas siete años de trayectoria deportiva. En el año 2010 pesaba 82 kilos lo cual notaba un sobrepeso excedido para su metro setenta de altura. Comenzó a entrenar ese mismo año. Sus primeros pasos fueron en asfalto. Con el tiempo logró correr una media maratón en 1.20min. Luego comenzó a incursionar en montaña.

En el año 2012 , no siendo aún muy conocido, el hombre de las Islas Canarias  se adjudica el K42 de Chile permitiéndole ser parte de la final Salomon K42  en Villa la Angostura.  Allí pudo medirse con figuras internacionales como Miguel Heras, Miguel Caballero, Jonathan Wyatt y Luis Alberto Hernando. Su actuación fue más que satisfactoria, finalizando  noveno con un tiempo de 03: 50:04. Solo dos argentinos estuvieron por encima de él: Cristian Mohamed (5to) con un tiempo de 03:39:46 y Gustavo Reyes (8vo) con 03:47:18. 2012 fue un año en el que los máximos exponentes del trail run coparon la ciudad lacustre.

Cuatro años le llevó a Clemente estar en la Elite mundial. En 2016 se proclamó Campeón de una de las tantas series que engloban al deporte de montaña la Skyrunner. Ese mismo año volvió a la argentina para ser parte nuevamente de la Final K42. La historia es conocida: Triunfo de Miguel Heras ( 03.26:33), segundo lugar para el argentino Cristian Mohamed (03:34:11) y Cristofer Clemente en el tercer escalón del podio (03:36:52). Sergio Pereyra había finalizado el K42 en décimo lugar con (04:06:15), aunque habiendo corrido el día anterior los 15 km, por lo cual su tiempo seguramente no es el real.  Esta corta y estruendosa carrera del Español habla a las claras  que estamos frente a un fenómeno del deporte o que a la especialidad todavía le falta mucho desarrollo, tomando en cuenta que en disciplinas convencionales lleva más de una década alcanzar un nivel internacional. De todos modos Cristofer Clemente hoy está entre los mejores de la realidad que le toca.

Volviendo al Mundial de IAU, El hombre de Junín de los Andes, fue el mejor argentino sin embargo su carrera fue de mayor a menor. En el Km 25 se encontraba en la posición 30 de la general mientras que la primera Dama lo hacia en la posición 61. El km 39 marcaba el último parcial y Pereyra se ubicaba 35 mientras que la Francesa Adeline Roche pasaba al 32 de la General y primera entre las Damas. Los últimos nueve kilómetros, marcaron no solamente que el argentino fue superado por las dos mujeres (Campeona y Subcampeona) sino que la diferencia entre estas y Sergio se estiró a nueve minutos.

Entre Sergio Pereyra (43 en la general) y el segundo argentino, Gustavo Reyes (68 en la general), arribaron ocho mujeres y los brasileños Celio Augusto Rosa (45º), Acedo Jovadir Junior (47º) y Luis Cecchi Cleverson (58º), siendo la escuadra Brasileña masculina  más compacta que la Argentina.

Para soslayar es la carrera de la Tania Díaz Slater. La argentina radicada en Córdoba  fue creciendo a medida que avanzaba la competencia.  En el km 25 se ubicaba 57 entre las chicas finalizando en el puesto 34 de la categoría y 130 de la general. La flaca Adriana Vargas ingreso en el puesto 47 y Verónica Ramírez 57.  Las brasileñas ingresaron después de la 4ta argentina, aunque ninguna de las competidoras tiene la trayectoria y los logros de nuestras compatriotas.

Sergio Pereyra ha manifestado sus intenciones de viajar a Tandil a disputar el campeonato Nacional de Media Maratón  K21 que le otorgue  la clasificación para el 14° CAMPEONATO MUNDIAL DE CARRERA DE MONTAÑA DE LARGA DISTANCIA organizado por la  WORLD MOUNTAIN RUNNING ASSOCIATION que contará con una distancia de 32 km y se disputará el próximo 06 de Agosto.

Un gran interrogante respecto de este nuevo desafío internacional en el Mundial WMRA para la Argentina es si Sergio podrá revalidar su tercer puesto del primer selectivo ( Patagonia RUN)  y conformar el equipo, con lo cual podríamos pensar en una representación aún más sólida y pareja como lo fue Brasil en el Mundial de Ultra, a la luz de que Cristian Mohamed y Diego Simon han optado por centrar su preparación para ese objetivo, aunque también deberán revalidar en el Nacional.

El segundo interrogante lo constituyen las mujeres.  ¿Podrá Jennifer Castro, Roxana Flores y quienes terminen que conformar la delegación femenina  equiparar el excelente resultado de Tania Slater, el pasado sábado?

El tercer y último interrogante es sin dudas el futuro de la actividad. Su programación, sus metas a corto y largo plazo. Porque un mundial es junto a un Juego Olímpico la máxima expresión del deporte y como tal quienes nos representen deberán estar preparados y a la altura para rendir en la dimensión que estas competencias requieren.

PH: Miro Cerqueira