A una semana de haberse disputado el Mundial de larga distancia de carreras de montaña organizado por la WMRA y con algunos atletas aún compitiendo y recorriendo el viejo continente, las sensaciones de lo logrado por el equipo argentino son dispares.

Así llegó la delegación Argentina a Premana.

Desde un comienzo del proceso se comunicó que no había fondos para solventar los gastos que implicaría llevar una delegación argentina a competir.  En el presupuesto 2017 de la secretaria de Deportes no estaba contemplado la correspondiente erogación  de gastos, desde la Confederación Argentina de Atletismo  se elevaron notas institucionales a las provincias y ciudades de los deportistas federados que representarían al país a fin de recibir el apoyo correspondiente. En algunos casos se consiguió un desembolso parcial de dinero, como el caso de los chubutenses, en otros el compromiso de reintegro posterior, como el de las neuquinas y los mendocinos, en otros apoyo local como el de Fernanda Martínez y el caso de Diego Simon, que no consiguió apoyo oficial y debió resolverlo con un pasaje ganado en una carrera y medios propios.

La Organización del Mundial tenía previsto los transfers y el alojamiento durante el mundial, pero claro que un viaje de esta magnitud representa mayores gastos que estos como ser los acompañantes o los días posteriores al evento.  A ello  se sumaba en distintos casos llegar antes para aclimatar. Fue así que varios de los deportistas salieron a realizar su propia campaña de recolección de fondos para afrontar gastos. Este es uno de los puntos principales a mejorar y en el cual los dirigentes tendrán que trabajar teniendo en cuenta que  Argentina será sede del mundial de 2019, a disputarse en Villa la Angostura, en el marco de Salomon K42.

Lamentablemente no se llegó como una delegación mancomunada. Cada uno en su tiempo y forma. Simón viajo con antelación para realizar su puesta a punto  nada menos que junto a Marco de Gasperi (ITA). Luego fueron llegando en distintos vuelos.  Cinco días previos a la competencia la Delegación se encontraba casi en su totalidad aclimatándose en Italia. La excepción fue Cristian Mohamed que llegó sobre la hora, acción no recomendable y la cual quizás le jugó en contra.

El rendimiento.

Las actuaciones de Darío Lalo Rios y de Diego Simón, estuvieron dentro de las expectativas que ellos mismos fueron a buscar. Hasta el Km 19 el Chubutense se encontraba en el puesto 16 y el Tandilense ocupaba la 20ma posición considerando la carrera abierta. En el último descenso, Ros se vio superado por corredores con más experiencia en montaña y denotando una importante dificultad para resolver tramos técnicos, aspecto que el mismo sabe que tiene que resolver para continúa en la especialidad. Sin embargo siendo su primer participación en un evento de tal envergadura y teniendo en cuenta que es un corredor de calle (maratonista) el resultado es más que satisfactorio y con buenos augurios por delante. Ríos finalizó  la competencia en el puesto 22 con 03.39.39 a veintisiete minutos del africano Petro Mamu flamante ganador.

El Chubutense manifestó: “Me encontré con un circuito duro, trabado, exigente, en parte peligroso por las piedras y la lluvia que desmejoró el terreno, sabía que iba a ser una carrera dura. Cuando termine la carrera, sentí una enorme alegría, mi primera experiencia en un mundial de montaña. Con respecto a lo físico llegue firme y me pude recuperar pronto de las pernas y el aire.

“Creo que hay mucho para mejorar, por ejemplo realizar un entrenamiento más técnico, ya que lo que me costó mucho y también algunas posiciones fueron las bajadas, ese podría decir que fue mi punto flaco en la carrera. Cuando exista un próximo desafío será un entrenamiento con más tiempo y más técnico,” sentencio Darío Rios a Kmakm.

Diego Simón estaba para un poco más, el mismo lo sabe. La 24ma ubicación lograda este fin de semana en Sierre Zinal lo demuestra. Un dolor de estómago en los últimos kilómetros del Mundial, lo relegó de los veinte primeros lugares también en la última parte. Durante el descenso final el malestar se intensificó pero pudo completar la prueba ingresando en el puesto 33 de la general (contemplando la carrera abierta) y 29 entre los mundialistas.

DIEGO SIMON EN PLENA CARRERA

Trece minutos después del Tandilense hacia su ingreso triunfal la Italiana Silvia Rampazzo, coronándose vencedora de la prueba en la rama femenina. Entre la primera dama y el tercer argentino se colaron once atletas femeninas, lo que marca que la actuación tanto de Antonio Poblete (56°) como de Cristian Mohamed (58°) estuvo por debajo de lo esperado.

Mohamed manifestó que se encontró sin piernas de entrada. Probablemente el no haber llegado  con el tiempo necesario para aclimatarse a las altas temperaturas, al cambio horario y la necesidad de descanso a las horas de vuelo no le jugaron una buena pasada. Y aunque podremos coincidir que esa ubicación no es real, lo que vale es el resultado del pasado 06 de agosto y lo demás son especulaciones.

Las chicas argentinas eran la gran incógnita. Ninguna con experiencia en competiciones internacionales. La selección presentaba a Roxana Flores ganadora de campeonato Argentino, Yennifer Castro vencedora en Patagonia Run y con tan solo dos años en competencias de montaña, Yanina Solis que venía con firmes resultados y Fernanda Martinez  que si bien consiguió su clasificación en Tandil, en montaña era una incógnita.

Las neuquinas Flores y Castro sorprendieron con buenos resultados. Compitieron con atletas que tienen en su haber varios mundiales encima y que conocen el circuito a la perfección.  Los puestos 27 y 29 entre las mundialistas teniendo en cuenta ser su primera presentación en carreras de tal magnitud y la corta edad de ambas marcan un futuro prometedor. Pero si bien ambos puestos son muy interesantes, en relación a la cantidad de participantes femeninas hay todavía trabajo por delante. Lo de Solis es una incógnita, hasta el km 19 se mantuvo muy cerca de sus compatriotas pero luego fue perdiendo posiciones ingresando junto a Fernanda Martinez en el puesto 39 y 40. Solo ocho atletas de la rama femenina llegaron detrás de ellas.

LAS CHICAS ARGENTINAS DISFRUTANDO LA PREVIA A LA COMPETENCIA

El resultado marca el vaso medio lleno o medio vacío, según la perspectiva. Argentina viajo pensando en resultados individuales y la mitad del equipo lo consiguió. La otra mitad quedo muy lejos. Hay mucho trabajo aún por hacer en vistas al futuro de nuestras delegaciones y algunos interrogantes.

¿Que hará la CADA en caso de conseguir los financiamientos para la disciplina? Apostará a viajar con delegación completa o consolidará los esfuerzos en aquellos que a primera impresión estén en mejores condiciones para pelear en los lugares de Elite.

En vistas al mundial 2018 a desarrollarse en Polonia. ¿Que competencias serán evaluativas y cuáles clasificatorias? ¿Podrán los atletas realizar un camp de entrenamiento previo a un mundial en un espacio que presente los desniveles y distancias a afrontar?

Que atletas vienen de atrás trabajando en un crecimiento paulatino para llegar a las distancias mundialistas? ¿Hay recambio?

Interrogantes que se iran develando con el correr de los días.