Tras anunciar su retiro debido a fatiga crónica provocada por bajos niveles de testosterona, el americano Ryan Hall, de 33 años, confesó haberse emocionado más con el video que le dedicaron varias estrellas del deporte americano que con el anuncio de su decisión. Tras 20 años de actividad, se ve obligado a alejarse de la actividad profesional ya que de tomar suplementos podría ser acusado de dopaje.

 

Deena Kastor, Meb Keflezighi y su esposa Sara le dedican palabras al ahora ex atleta, el maratonista más rápido de los Estados Unidos.

Tras el anuncio, Hall compartió en su blog “My Running dream”, un extenso texto en el que repasa su carrera y explica los pormenores de sus razones para abandonar la actividad profesional. “Ahora es tiempo de comenzar un nuevo capítulo en mi vida. Correr con los mejores hombres en el mundo no se suponía que duraría para siempre. Fue un increíble momento de mi vida, pero todo en algún momento tiene que terminar. Le he demandado demasaido a mi cuerpo y él me dio todo lo que pudo en 20 años, pero en este momento estoy convencido de que no tiene nada más para darme”, reconoce.hall2

“Se me hizo cada vez más claro que mientras mi corazón y mi mente aún quieren hacer lo mejor, mi cuerpo ya no puede. Estoy muy orgulloso de mis mejores días, pero aún más orgulloso de los muchos, muchos muy malos días cuando tuve que levantarme. Quizá uno de los mejores regalos que me dio correr es la habilidad de ser resiliente”.

“Correr será siempre una parte importante de mi vida y ahora trataré de ayudar a otros a alcanzar sus metas, comenzando por mi esposa, a quien estaré entrenando para los próximos trials olímpicos”, anunció. Y cerró a pura emoción: “Siempre voy a mirar hacia atrás en mi carrera atlética con una sonrisa en la cara y agradecimiento en mi corazón. Muchas, muchas gracias a todos los que me han alentado, dado coraje y alentado en mi carrera. Nunca estuve solo en una carrera”.

Ryan Hall tuvo su debut en los 42k en el 2007, corriendo en Londres y finalizando en el séptimo lugar con un tiempo de 2h08m24.  Poco tiempo después, ese mismo año, logró romper el récord de medio maratón americano bajando la hora con un crono de 59m43, marca conseguida en Houston.  Pero su momento más alto fue en Boston, corriendo la maratón en el 2011 cruzando la meta en 2h04m58, finalizando en cuarto lugar. Aunque ese tiempo no es considerado oficial ya que el circuito de Boston no califica por sus desniveles, se lo menciona como el americano más rápido.

El californiano, a partir de ahora, se dedicará a apoyar a su mujer Sara y criar a las cuatro hijas que adoptaron en Etiopía (Hana, de 15 años; Mia de 13; Jasmine de 8 y  Lily, de 5). Además, pidió que la gente siga colaborando con Steps Foundation, que colabora con zonas carenciadas de áfrica.