El olímpico Mariano Mastromarino logró el objetivo que fue a buscar a Alemania. El marplatense fue en busca de revalidad su marca para poder estar en el Mundial de Londres de agosto y lo hizo: debía correr en menos de 1h05 y consiguió un tiempo de 1h04m48 segundos, finalizando 11° en la Half Marathon de Berlín, a la que viajó invitado por Amaison.

Con 34.000 personas participando de la prueba, el Colo fue el mejor latinoamericano y el único en el top 20 de la clasificación, además de quedar segundo en su categoría por edad (M-35). El ganador de la carrera fue el keniano Gilbert Masai, con 59m57, mientras que entre las mujeres Joan Melly se impuso en 1h8m45, logrando un récord femenino para la competencia.

Mastromarino había conseguido  la marca clasificatoria en Rotterdam 2016, con un tiempo de 2h15m27, su mejor tiempo (mejorando lo que había hecho en Valencia 2015, cuando logró el tiempo necesario para llegar a los Juegos de Río). Ahora, para revalidarlo, necesitaba una media maratón en menos de 1h05 o una maratón debajo de las 2h18. Primer objetivo cumplido.

El segundo objetivo era bajar su marca en la distancia, algo que no pudo lograr por apenas segundos. Su mejor tiempo lo hizo el año pasado en Cardiff: 1h04m35.