Si siempre se resaltó que la maratón de Buenos Aires era la más multitudinaria de Sudamérica (teniendo en cuenta que se corre una sola distancia), ahora además se convirtió en la más rápida de todas. El cambio de fecha, con un clima mucho más benévolo, las modificaciones obligadas del circuito (debido a los arreglos que se están realizando en la zona Sur de CABA) y la calidad de los atletas que llegaron al país a competir lograron que los ganadores, tanto en la rama masculina como en la femenina, rompieran los récords en la ciudad y hasta fueron noticia en todo el mundo, por los tiempos que se lograron.


El keniata Saina Emmanuel Kipkemboi, de 26 años y debutante en la distancia, fue el ganador de la carrera con un registro de 2 horas, 5 minutos y 21 segundos. Ese tiempo, según la IAAF, es el décimo más rápido en lo que va del año, un año en el que nuevamente se quebró el récord mundial, el fin de semana pasado en Berlín y en manos de Eliud Kipchoge. Justamente, el keniata que logró romper la marca de Kimetto era quien tenía el mejor registro histórico en Sudamérica, cuando logró la medalla de oro en Brasil 2016, durante los Juegos Olímpicos.

Entre las mujeres, también hubo récord de circuito: Vivian Jerono, que en los 21k había logrado ser la primera mujer en correr por debajo de 1h10, ahora logró bajar las dos horas y media: 2h29m03. Fue escoltada por otra keniata, Leah Jerotich con 2h32m58s y por la etíope Amelework Fikad Bosho, ganadora del año pasado, con 2h34m56s.

El campeonato sudamericano

La realización del Campeonato Sudamericano de la distancia le dio a la línea de largada un color especial. Grandes corredores del continente se dieron cita en Buenos Aires y le dieron un marco de calidad a la prueba. El peruano Cristhian Pacheco logró el título, siendo tercero en la clasificación general con 2h11m19. Luego arribó el paraguayo Derlys Ayala, con 2h13m41, mejorando en casi tres minutos su récord nacional. Y cerró otro peruano: Nelson Ito, con 2h16m29s.

El mejor argentino fue Miguel Angel Bárzola (2h16m47s), 7º de la general. Luego arribó Martín Méndez (2h18m04s) y el podio nacional lo cerró Mariano Mastromarino, 11º en la general y con un crono de 2h20m48s.

Entre las mujeres, la ecuatoriana Rosa Alva Chacha fue la ganadora sudamericana, con 2h35m29s, quedándose con el título como en el 2013. El podio lo completaron las peruanas Clara Canchanya con 2h39m27s y Gladys Machacuay con 2h40m58s.

PH: Fede Cabello

Entre las argentinas, se destacó la actuación de Mariela Ortiz, quien arribó octava y logró su mejor tiempo histórico, en su primera vez representando al país: 2h42m11. La acompañaron Marcela Gómez (9° en la general, quinta sudamericana con 2h42m38s) y, logrando un gran regreso a las competencias, el 10° lugar fue para la olímpica Marita Peralta.

Clasificación completa: https://amaison.com.ar/carreras/42kbuenosaires/index.php

La gran mancha

Fueron muchos los corredores indignados con la organización por el faltante de medallas. Muchos de los que arribaron pasadas las 4 horas y media de carrera (el tope era de seis horas) se encontraron con que no pudieron llevarse su presea. Si bien la organización no explicó las razones por las cuales se acabaron, se comprometió a través de un comunicado a enviarles las mismas a quienes no hayan obtenido la suya al cruzar la meta.

Los homenajes

La Asociación Ñandú entregó plaquetas especiales en la ceremonia de premiación, reconociendo a Delfo Cabrera y a Osvaldo Suárez. El pasado 7 de agosto se conmemoraron 70 años de la conquista del oro olímpico de Cabrera, durante el Maratón de Londres 1948.

También se recordó a Suárez, fallecido recientemente, por su trayectoria inigualable: campeón con cuatro títulos panamericanos, además de uno iberoamericano, sudamericano y nacional, inolvidable maestro y organizador, uno de los creadores del Maratón de Buenos Aires en 1984.