Rusia sigue bajo la lupa. Pese a las advertencias del Comité Olímpico y de la IAAF, la asociación que nuclea a las federaciones atléticas del mundo, aún no cumplen con las condiciones para que sus atletas sean considerados limpios y puedan volver a la competencia normal. Es por eso que la IAAF lanzó un ultimatum en la reunión de su Consejo en la ciudad británica de Birmingham: considerará la posibilidad de expulsar a Rusia del atletismo si en los próximos cinco meses no se registran grandes progresos en la lucha contra el dopaje.

Según explican, la federación rusa y su agencia antidopaje han comenzado a cumplir con algunas cuestiones pedidas para ser considerada nuevamente de confianza tras los casos de doping registrados en los últimos años, pero entienden que ni la RusAF ni la RUSADA no han cumplido con algunas de las áreas clave, entre ellas “el suministro de un plan de distribución de test antidopaje para el año 2018 que muestre una cantidad adecuada de pruebas y demuestre que se han arreglado los problemas legales, lo que hace que no sea capaz de hacer cumplir las prohibiciones provisionales de dopaje de los entrenadores de atletismo”.

La AMA, Agencia Mundial Antidopaje (AMA), tampoco ha restituido a la RUSADA (encargada del antidoping en Rusia) como organismo independiente plenamente compatible.

Sebastian Coe en la reunión del Consejo IAAF.

Es por eso que el Consejo de la IAAF, entre otras cuestiones tratadas, acordó que, de no lograr avances en ese sentido, una vez que vuelvan a reunirse en julio en Buenos Aires deberán debatir nuevas medidas que generen que Rusia se esfuerce un poco más. Si eso no ocurre, las dos medidas a tomar podrían ser retirar el permiso a los atletas rusos para que sigan compitiendo como “neutrales” y, en última instancia, adoptar las medidas necesarias para recomendar al Congreso que la RusAF sea expulsada como miembro de la IAAF. Para Sebastian Coe, presidente de la IAAF, esa sería la “sanción máxima”.

“A nadie le interesa estar sentado aquí, en tierra de nadie, esperando un pequeño retoque aquí, un pequeño retoque allá. No hay ambigüedad sobre los criterios. Queremos a ese país de vuelta y queremos a sus atletas. El mundo necesita saber que sus atletas están en un sistema de confianza”, comentó Coe.