Así como el invierno muchas veces ejecta de las calles y parques a quienes sufren el frío, lo mismo ocurre en verano con la gente que padece el calor. Las altas temperaturas complican el entrenamiento y obligan a tomar una serie de recaudos que serán esenciales para evitar males mayores. Hidratación, buena elección de la indumentaria, protección solar, horarios más extremos, todo cuenta para poder salir a correr y que sea una experiencia saludable y placentera y no una tortura.

 

Lograr que el cuerpo se acostumbre al calor no es algo que ocurra de un día para el otro: se logra en el transcurso de los 7 a 14 días de entrenamiento sometiendo al cuerpo a elevadas temperaturas. La llamada aclimatación al calor es la habilidad del cuerpo para mejorar la respuesta y la tolerancia al estrés por calor. Y será fundamental para poder continuar con la actividad en estos meses.

Los beneficios son: bajar el calor que produce el cuerpo, bajar el ritmo cardíaco, bajar la temperatura interna y disminuir la pérdida de sal. Lograr mejor protección de los órganos, el flujo de sangre en la piel y la sudoración.

Durante los primeros cinco días, el cuerpo irá mejorando sus funciones cardiovasculares. A los ocho, se ajustará la temperatura interna del cuerpo. Pero ojo, esto debe ser en actividad, ya que descansar en el calor sin realizar actividad física no acelera el proceso.

La hidratación permite un ritmo cardíaco más bajo durante el ejercicio poniendo más fluidos a disposición del corazón para bombear. El cuerpo retendrá más sodio y eliminará menos en el sudor y orina, lo que mantendrá la concentración adecuada en el cuerpo.

Este acostumbramiento progresivo a las altas temperaturas reduce tanto la incidencia del malestar por calor como la intensidad de sus síntomas.

12697167_748054451893469_3348112532215738679_o

EL PASO A PASO DE LA ACLIMATACION

Neural (días 4/5): inicio rápido de sudoración. El cuerpo suda a menores temperaturas y responde mejor al calor.

Renal (día 7): mejora la respuesta de las hormonas que ahorran agua y sodio.

Cardiovascular (8/9): se reduce la frecuencia cardíaca debido al aumento del volumen de sangre (por el aumento de volumen plasmático). La piel se enfría por la sudoración, disminuye el flujo sanguíneo capilar hacia la piel y lo hace hacia la musculatura.

Psíquica (día 12/14): se tolera mejor la actividad, en relación a la percepción del nivel de esfuerzo y fatiga.

Complicaciones por calor que tienen relación con el balance de fluidos-electrolitos, y las adaptaciones cardiovasculares:

-Golpe de calor

-Calambres

-Síncope (desmayos)

-Agotamiento