Tres altos dirigentes del atletismo de Kenia, entre ellos el presidente de la federación nacional, fueron sancionados de forma provisional con 180 días de suspensión por haber violado supuestamente las normas antidoping, el anuncio fue realizado ayer por  la comisión de ética del organismo internacional.

Los suspendidos son el presidente del atletismo keniano, Isaiah Kiplagat; su vicepresidente y miembro de consejo de la IAAF (Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo), David Okeyo; y el director del equipo nacional en los Mundiales de 2015, Joseph Kinyua.

El trío fue suspendido “por la integridad del deporte”, explicó la comisión en un comunicado. Los tres están acusados de “violar supuestamente el proceso de control antidoping en Kenia y por el presunto desvío de dinero en la federación de fondos recibidos por Nike”.

Kenia, cuna de grandes fondistas, fue el país más laureado en Pekín 2015 con siete oros, seis platas y tres bronces. El atletismo se encuentra en el punto de mira de la crítica internacional después del explosivo informe de la comsión independiente de la Agencia Mundial Antidoping (AMA), que reveló doping sistemático en el atletismo ruso.

La IAAF suspendió a la federación rusa, acusada de ocultar pruebas positivas, y sus atletas se podrían perder los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

 

Los atletas que manifestaban en la sede de la confederación de Atletismo de Kenia, finalmente cesaron de su empeño al ser informados de que sus quejas serían escuchadas. “Los atletas querían hacerse escuchar manifestándose. Querían obtener el derecho a participar en la gestión de su deporte”, afirmó Wilsong Kipsang, presidente de la Asociación de Atletas Profesionales de Kenia (PAAK) y antiguo récord del mundo de maratón (2h03:23. en 2013).

Jackson Tuwei, director de la AK, se pronunció en el mismo sentido: “Había una razón para lo que sucedió en la sede de la Federación, y (dicho acto) ha dado resultado”.

Pero será la IAAF la que determine si esos resultados son suficientes para evitar una sanción. Según indica la revista Sports Illustrated, pese a no estar en la “lista negra” de la Agencia Mundial Antidopaje, Kenia sí estaba siendo investigada por la IAAF tras el escándalo de dopaje masivo descubierto el pasado mes de marzo.