Palpitando lo que será la final de Salomon K42 en Villa la Angostura, hoy nos vamos a detener en la prueba de los 15K. Una distancia que parece corta desde el número, pero sin embargo por su altimetría y dificultad suele ser comparada con la distancia de 21k que brinda cualquier etapa de la serie.

Desde el inicio de K42 allá por el 2003, la distancia madre está acompañada por una menor. En sus comienzos  cuando se largaba desde Lago Espejo eran unos 10 km.Con  traslado el arco de partida a la Plaza los Pioneros, en el año 2010, la distancia pasó a ser de 15km.

De ella solían participar (como hoy también lo hacen) aquellos que daban sus primeros pasos en la montaña y corredores que por diferentes causas no habían alcanzado el entrenamiento necesario para estar en los 42 kilómetros. Pero desde el 2013, la organización decidido jerarquizar la distancia y los 15k pasaron a ser competitivos, con categorías por edad, clasificación y premiación. La decisión no defraudó y la evolución se ve reflejada en los tiempos obtenidos.

12239611_10154506266758475_8232000102130178245_n Pablo Ureta. Animador constante de K15 y el Gran K

El 2012 fue el último año que la prueba se realizó en modo participativa. El ganador ese año fue Victor Hugo Kessel con 01: 23:30. El modo competitivo atrajo la participación de atletas  que suelen dominar la distancia de 21km. En 2013 Mario Raschetti 01:18:48 y Roxana del Cid 01:34:57 fueron los primeros premiados. Mario repitió en 2014 bajando casi un minuto su tiempo y Virginia Galvez ( participante del Gran K) vencía entre las damas con 01:35:46. En su última edición Matias Urrutia logró la mejor marca de la prueba en 01:15:23, haciendo lo mismo Roxana Flores entre las damas con 01:26:32.

12227091_10154506268123475_1225816832534536605_n

Virginia Galvez y Andrea Doblas. Protagonistas en cada edición.

El 2016 presentará seguramente un número importante de atletas especialistas en la distancia en la linea de largada, nutridos también por la serie K21 que estimula el crecimiento de la distancia desde la competencia y un ranking en sus 2 distancias 21 y 10k.

Pero los 15km, no solo son competitivos. La masa de corredores suele tomarlo como un bautismo, el rito de iniciación en la aventura y si bien salen a correr nunca faltan los peregrinos que  sin presiones por el reloj, deciden disfrutar a su manera  el ascenso del Belvedere, registrando con sus teléfonos la cordillera de los Andes en cada mirador y compartiendo historias en cada paso.

El K15 es la antesala perfecta a Salomon K42. El crecimiento en número de participantes lo refleja. Sin dudas, si no estás en condiciones de inscribirte en la máxima distancia, el K15, es un atractivo donde podrás vivir y sentir la montaña en el evento que marca el cierre del año del trail run.


12239572_986741158031454_5016999332790599957_n Matias Urrutia. Ganador de la última edición de K15.