Hace apenas 10 días, Kilian Jornet anunciaba su decisión de no correr la mítica Hardrock 100k para darle más tiempo a la recuperación de su pierna, la cual se fracturó el 17 de marzo en la competencia Pierra Menta de esquí de montaña. Si bien ya había comenzado a entrenarse, con mucho tino publicó en sus redes sociales su determinación de no someter a su cuerpo a semejante carga de kilómetros. En cambio, avisaba que su regreso después de tres meses sería dentro del Golden Trail Series, más precisamente en la Maratón de Mont Blanc.

Y, como no podía ser de otra manera, lo hizo con triunfo incluido, como si el tiempo no hubiese pasado y menos aún la lesión. En una distancia de 45 kilómetros y 2.730 metros de desnivel positivo, Jornet logró el triunfo con un tiempo de 3 horas 54 minutos y 54 segundos.

“Me he sentido bien físicamente a lo largo de toda la carrera. Sabía que en las subidas no habría problema pero que en los tramos de bajada tendría que ir un poco más despacio”, comentó post carrera.

En el podio lo acompañaron Marc Lauenstein (3h58m15) y Stian Angerumund.Vik (4h00m07). “Lo importante para mí era ver que la pierna estuviera bien tras tres meses recuperándome de una lesión”, aseguró.

Entre las mujeres, el triunfo fue para la neozelandesa Ruth Croft con un tiempo de 4h37m30. La sueca Ida Nilsson fue segunda (4h39m37) y cerró el podio la catalana Eli Gordon (4h41m01).

Para lo que se viene, la idea de Jornet es participar de la mítica Sierre Zinal y luego la Ring of Steall. “Si todo sale bien y puedo sumar kilómetros a mis piernas, me gustaría hacer un ultra como Ultra Trail Du Mont Blanc al final de la temporada”, avisó.

Una semana antes de su retorno individual a la competencia, el catalán acompañó a su pareja Emilie Forsberg para lograr el récord de ascenso y descenso femenino al Mont Blanc. Dos días más tarde, también con Forsberg, participó en duplas en la Monte Rosa Skymarathon, finalizando en el tercer lugar(5h03m56), permitiéndole a la sueca lograr también el récord femenino en ese ascenso.