cvillapun_isin_Optimizada(1)

Yelena Isinbayeva lo tendrá que ver desde afuera. Su sueño de una quinta medalla olímpica antes del retiro no podrá ser, luego de que el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) rechazara la apelación de 68 atletas rusos para participar en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. “Gracias a todos por haber enterrado al atletismo. Esto es puramente político”, protestó la garrochista de 34 años, dueña del récord mundial en salto con garrocha (5,06 metros en Zurich 2009). En agosto iba en busca de su cuarta medalla olímpica, luego de haber conquistado los oros en Atenas 2004 y Beijing 2008 y el bronce de Londres 2012.  “Que todos esos deportistas extranjeros pseudo limpios respiren aliviados y ganen sus pseudo medallas de oro en nuestra ausencia”, ironizó en su cuenta de Instagram.

Este jueves se confirmó en Lausana, Suiza, que el TAS ratificó la suspensión de 68 atletas rusos que había sido impuesta por la Federación Internacional de Asociaciones de Atletismo (IAAF), en el marco del escándalo por los múltiples casos de dopaje que comenzó en 2014 y que tuvo un nuevo capítulo este lunes cuando fue presentado el informe McLaren por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), que denuncia dopaje de Estado durante los Juegos de Invierno de Sochi.

cvillapun_iaaf_Optimizada

“El jurado del TAS confirma la validez de la decisión de la IAAF según la cual los atletas y la Federación Nacional (rusa) quedan suspendidos y no pueden ser seleccionados para las competiciones bajo la organización de la IAAF”, dice el comunicado. Así, el segundo país en el medallero de Londres 2012 -detrás de Estados Unidos- se queda afuera, por ahora, en el atletismo. Aún resta que el martes el Comité Olímpico Interncional (COI) decida sobre la exclusión por completo de todos los deportistas rusos de Río.

Rusia había presentado este miércoles a una delegación compuesta por 387 deportistas, de los cuales ya quedaron afuera los 68 atletas. Vitali Mutko, ministro ruso de deportes, sostuvo: “Es una decisión subjetiva, bastante politizada y sin fundamentos jurídicos”. Desde la IAAF, Sebastian Coe se lamentó por haber tenido que tomar una decisión tan drástica: “Si bien estimamos que nuestras reglas y nuestro poder de aplicarlas han sido apoyadas, no es un día para hacer declaraciones triunfalistas”.