retrato_haile_gebrselassie_alexandreloureiro_01022016-3073

Foto: Rio 2016/Alexandre Loureiro

Va a estar en los Juegos. Al menos, desde afuera. Haile Gebrselassie estará en Río de Janerio pero esta vez sin correr: uno de los mejores fondistas de todos los tiempos y bicampeón olímpico en 10.000 metros (Atlanta 1996 e Sydney 2000) estará comentando las disciplinas atléticas para una cadena de televisión. De paseo por la ciudad carioca para atender cuestiones comerciales, el atleta etíope de 42 años paseó por parte del recorrido de la maratón olímpica, elogió lo que serán los 42k de Río: “Va a ser una maratón muy buena. En término de comparación, Río puede ser parecido a Atenas 2004, por las condiciones que tuvimos”, dijo en el sitio oficial de la competencia.
“Los Juegos serán en invierno, pero las temperaturas no serán tan bajas como para tener frío”, analizó. “La humedad debe ser alta, y cuando eso sucede, no se corre una maratón con facilidad. El atleta debe buscar el entrenamiento en un clima similar al de Río”, aconsejó, en charla con el sitio Río 2016.

Haile en los Juegos:


El atleta de Etiopía tiene a sus favoritos para ganar los 10.000 metros y el maratón, pero puntualizó en el británico Mo Farah, campeón olímpico de los 5.000 y 10.000 metros en Londres 2012: “Hay una gran oportunidad para él, pero vamos a ver los etíopes y también kenianos que van a mostrar. Ya veremos”. Y habló de sus compatriotas: “Están bien pero tienen que trabajar para mejorar “. Gebrselassie fue protagonista de duelos memorables con Paul Tergat pero aclara que la rivalidad entre Etiopía y Kenia es sólo en las pistas. “Es una lucha deportiva por el oro, es como Brasil y Argentina en el fútbol. Es interesante porque, de todos los países que están cerca de la frontera o Etiopía, sólo no hubo conflicto con Kenia”.
Además, ve similitudes entre Brasil y Etiopía y por eso piensa que los corredores etíopes se sentirán cómodos allí. Una cosa en común es que la gente es amable. Se las ve felices, sonrientes, como en Etiopía. En mi país tenemos bellos paisajes, pero la diferencia es que en Brasil son playas y Etiopía tiene lagos“, cerró.