No lo dejaron caminar por los pasillos del aeropuerto. Apenas descendió por las escaleras del avión, lo estaban esperando de la organización de la carrera para llevarlo al hotel que le designaron, junto con los otros atletas de elite. “La CADA había arreglado el tema de la inscripción, pero desde la Maratón de Londres les avisaron que me iban a dar el mismo trato que a todos. Ahora estoy en el hotel con todos los mejores corredores, me dieron viáticos, libras en efectivo, para comer si es que quiero salir a cenar o almorzar en otro lado, me dejaron una carpeta con todo lo de la carrera, el cronograma de actividades, una locura”, dice sorprendido.

18056887_1395438320477126_8738880534793902797_n

En el aeropuerto de Londres.

Diego Elizondo, sargento del Regimiento de Montaña, ganador de los últimos 21k de Buenos Aires, viajó a Londres para romper la mala racha que tiene en maratón. Ya intentó dos veces en Rotterdam, una en Valencia y también en Buenos Aires, donde terminó 11° luego de sufrir un calambre en el kilómetro 36. “Tengo marcas en todas las distancias, 1500, 3000, 10.000, 21 kilómetros… me falta en maratón, donde nunca pude conseguir una buena. Siempre salí a buscarla y nunca se dio. Tengo esa espina clavada. La experiencia es lo que me va a ayudar a progresar. Pero me siento positivo, hice bien las cosas y vamos a tratar de hacer lo mejor posible y volcar toda la experiencia en esta carrera. Estoy contento y voy a dar lo mejor de mi para poder hacer un buen 42k el domingo”, le cuenta a KmaKm desde Londres.

Kenenisa Bekele, Tesfaye Abera, Feyisa Lilesa, Abel Kirui y Daniel Wanjiru son algunos que comparten con él los pasillos. Diego muestra con orgullo la cartilla donde figura su nombre junto con el resto de los atletas de elite de todo el mundo, en una carrera que tanto en mujeres como en hombres dará que hablar. Varios van por el récord del mundo en maratón.

17934336_852423368242119_8770522444784992256_n

Los atletas de elite

“Ahora sólo tengo que concentrarme en correr. Apenas me fueron a buscar al aeropuerto me hicieron pasar rápido por aduana, aceleraron todos los trámites, me trajeron a este hotel impresionante, donde hay casi 50 elites. Fue espectacular. Yo viajé con mi mujer y mi suegra, que les conseguimos un lugar acá a seis cuadras. Increíble. Estoy emocionado y con ganas de poder hacer una buena carrera”, agrega.

Es su primera vez con un trato preferencial y por eso se siente agradecido. “Nunca tuve una buena maratón. Ahora sueño con conseguir la marca para el Mundial”, arriesga. Justamente, el campeonato de la IAAF será también en Londres, pero en agosto. “Espero que mi cuerpo pueda aguantar el ritmo, espero no acalambrarme y es todo un desafío para mí”.