corredores

El fin de semana se dio un momento histórico para el fondismo argentino: en Rotterdam, dos corredoras consiguieron la mínima para los Juegos Olímpicos y se sumaron a los otros tres que ya la consiguieron, siendo en este momento cinco los corredores habilitados para Río 2016. Pero hasta el 24 de abril, fecha que puso la Confederación Argentina de Atletismo para cerrar la lista de corredores, habrá tres intentos más entre los hombres: Javier Carriqueo, Federico Bruno y Miguel Bárzola (si consigue cupo en Londres) buscarán entrar en ese listado. Juan Alberto Scarpín, presidente de la CADA, no parece sorprendido, pero sí gustoso con la situación: “Es muy bueno pero no nos sorprende, por cómo se venía trabajando. Es muy bueno que se haya concretado, siempre es muy bueno que nos sobre. Es como tener un equipo de fútbol donde tienen que salir 11 y resulta que tenés 14 o 15 estrellas. Vas a tener un problema, pero es mejor tener un problema por abundancia y no por falta”, reconoce.

Con lo hecho por los argentinos en la maratón de Holanda, ya tienen su marca Luis Molina (Buenos Aires), Marita Peralta (Berlín), Mariano Mastromarino (Valencia y Rotterdam), Viviana Chávez y Rosa Godoy (Rotterdam). “Por la información que nos entregaron, entre las mujeres ya están todas porque no habrá más intentos de ninguna atleta. El 24 de abril es la fecha tope que dispusimos  para el cierre. La razón técnica es que puedan tener suficiente tiempo para prepararse quienes tengan la marca, para poder hacer una buena actuación en los Juegos”. El máximo de corredores es de tres hombres y tres mujeres.

cvillapun_barzolabarzola_Optimizada

-Aún hay tres hombres que lo van a intentar y en caso de conseguirlo puede haber cinco con marca. ¿Qué ocurre en ese caso?

-Los tres que hayan tenido los tres mejores registros serán los que irán. No tenemos otra posibilidad porque no se puede correr de nuevo. Diferente si se tratara de otra disciplina, si fuera en los 100 metros sería fantástico porque se puede hacer una prueba, en este caso no. Todos los años se actualizan las condiciones de designación. Hay un montón de rubros que se tienen en cuenta para hacerlo. Pero además está el sentido común: como para cualquier deporte, va quien esté en mejores condiciones. En el caso de que tengamos más gente que tres, bueno, se evaluarán los mejores tiempos, los conceptos y se hará la designación. Siguiendo las mejoras y teniendo en cuenta este nivel de marcas y exigencias, no descartamos que pueda ocurrir. Había elementos en estos últimos años indicadores de que podía ocurrir esto.

“Para maratón y marcha se utilizan elementos diferentes de clasificación, porque a más número de corredores más atractivo es el evento. Y eso genera que las marcas sean más livianas. Incluso en la IAAF se hicieron algunas adecuaciones después de haber dado las marcas originales, tocaron pocas pruebas pero una fue la maraton, que pusieron marcas más amplias. A criterio de la Confederacion, como muchos países, se modificaron, ya hace varios Juegos, desde Sydney 2000, que ponemos marcas mas exigentes. No a todos les gusta. Pero creemos que para los argentinos no eran marcas imposibles”, explica.

Ceg70l8WwAAyAVj

-¿Qué cambió en los últimos años?

-Nosotros para Sydney en varones habíamos puesto 2h17 y no lo logró nadie. Salvo algunos casos puntuales, lo que ocurrió es que fueron varios los atletas que surgieron en la pista pero que empezaron a entrenarse específicamente para el maratón. Correr el maraton para un nivel competitivo no es cuestión de sumar maratones. Se empezaron a entrenar para correr maraton. Y esta es una consecuencia lógica. Ganar muchas maratones no implica tener la marca necesaria, no son muchos los atletas argentinos que lograron bajar las 2h20m en hombres o las 2h40m en mujeres.