13268545_1085409474828362_5314682638163596604_o

Miguel Bárzola no abandona sus sueños. Luego de su paso por Buenos Aires para ganar por tercera vez consecutiva la Carrera Maya, que se realizó el 25 de mayo, el olímpico argentino se volvió a España para seguir con su preparación. Tiene sueños por delante, muchos, pese a haberse quedado fuera de Río 2016. Había logrado marca IAAF en Valencia pero no alcanzó la impuesta por la CADA. En Rotterdam no pudo largar por una lesión y en Dusseldorf debió abandonar en el kilómetro 27. No está enojado: más allá de lo hecho en España, no hubiese podido clasificarse. “Hubo corredores con mejores marcas que yo”, dice. Pero al mismo tiempo se plantea el nuevo desafío: tras haber estado en Londres 2012, quiere estar en Tokio 2020. “A esperar otro ciclo olímpico, se va a hacer largo”. “Son cuastro años y me veo con la fuerza, tengo 34 años, llegaré con 38, pero mi intención es estar en el Panamaericano y en los Juegos, si las lesiones me lo permiten”.

Primero, avisa, quiere volver a Buenos Aires en octubre, para la maratón. Y en los 42k clasificarse al Mundial 2017 que se realizará en Londres, tras el cambio de sede (inicialmente iba a ser en Rusia). Aún no están las marcas necesarias, que se definirán seguramente una vez que pasen los Juegos de Río 2016.

Sobre Fede Bruno, Mariano Mastromarino y Luis Molina que estarán en los Juegos, dijo: “Han estado muy bien, corrieron bien y muy merecido que estén. Estaremos alentando desde afuera. Ojalá que siga mejorando el fondo argentino”.