El año pasado, a pocos días de la competencia, el K42 de Italia debió suspender su tercera edición por un incendio en el Parque Nacional donde se iba a desarrollar la carrera, el 10 de septiembre pasado. Allí estaban los argentinos Diego Simon -campeón 2016-, Yennifer Castro y Mathias Chazarreta a la espera de poder competir en el  Gran Premio Eolo Fidal de Montaña y Trail, dentro del K42. Pese a la suspensión, los organizadores enviaron un mensaje optimista que se ve cristalizado con el lanzamiento de la edición 2018 de la carrera, completamente renovada.

Así, el K42 de Italia dejará la zona de Abruzzo, en Pescara, para trasladarse nada menos que a 100 kilómetros de Roma, en la zona de Terminillo (que forma parte de los Apeninos, con una altitud máxima de 2.217 metros sobre el nivel del mar), en el centro del país. Será a través del Monte Reatini, corriendo hacia la zona de Leonessa y retornando atravesando las crestas del lado opuesto. Será el próximo 8 de julio. En total serán 44 kilómetros con un desnivel positivo de 3.310 metros.

Habrá tres modalidades: el K42, el K Sprint, con un recorrido de casi 5 kilómetros y 510 metros de desnivel positivo; y, como ocurre con el K42 Adventure Marathon en Villa La Angostura con el Grand K, estará la chance de competir en ambas carreras, sábado y domingo, en busca de conquistar en este caso el KChallenge. Además, habrá un circuito para excursionistas no competitiva y el KKids.

En el recorrido se llegará a puntos como el Refugio La Fossa, a 1505 metros de altura, desde donde se pueden disfrutar de una de las más hermosas vistas, con la cresta Sassetelli y la vista hacia el Valle de los Angeles y también el mojón fronterizo con las llaves de San Pedro, que limitaba el Reino borbónico y apunta hacia el territorio del Estado Pontificio.

El circuito tendrá muchas variantes de terreno, con bosques, piedra, senderos y unas vistas inigualables.

 

Más información en http://www.k42italia.it/