La información la dieron a conocer los propios maratonistas y fueron quienes alertaron de la situación. Con la queja en todas las redes sociales y los medios haciéndose eco de la baja de las becas del ENARD para cuatro de los seis que estuvieron corriendo los 42k en Río, la CADA envió un comunicado solicitando que se les restituyeran los aportes para María de los Angeles Peralta, Luis Molina, Viviana Chávez y Rosa Godoy. Lo sorprendente de la suspensión del apoyo para ellos fue que dos de los cuatro (Chávez y Godoy) tienen marca vigente para el Mundial de Londres del año que viene, mientras que Luis Molina está cerrando su preparación en Cachi para ir en busca de las 2h16m que lo meterían en la delegación, en la que también está Mariano Mastromarino. El atleta de Lobos correrá el 20 de noviembre en Valencia. Diferente es el caso de Marita Peralta, quien este domingo estará largando con la elite en la Maratón de Nueva York pero que, como ella misma anunció, ya dio por cerrado su ciclo olímpico, con dos participaciones (Londres 2012 y Río 2016).

mmacchiavello_luismolina

“En función de declaraciones trascendidas sobre la finalización de becas a algunos atletas, la Confederación Argentina de Atletismo (CADA) informa que dicha medida corresponde a las normativas vigentes del sistema de Becas del ENARD, las cuales tienen un período de vigencia previamente establecido, el cual es de público conocimiento, de las entidades afiliadas, de los atletas y entrenadores, cuando firman la aceptación de la beca.

En el caso particular de los atletas María Peralta, Viviana Chávez Malla, Rosa Godoy y Luis Molina, (cuya comunicación de cese ha realizado el ENARD en estos días), la CADA y atento a una posibilidad que han brindado las autoridades de dicho organismo, a procedido a solicitar la reconsideración de la medida, en un todo de acuerdo con la información proporcionada por la Comisión Técnica, que está abocada en este período a recibir y analizar el plan de trabajo de estos atletas para el período 2017, como es usual.

La solicitud de reconsideración tiene su fundamento en :
– que estos atletas estuvieron representando a nuestro país en los pasados Juegos Olímpicos de Río 2016.
– que fueron designados luego de haber cumplido con las marcas referenciales dispuestas por esta Confederación, (algo más exigente que los índices olímpicos requeridos).
– que la CADA tendrá en cuenta los mismos registros para el Mundial de Mayores de Londres 2017. Razón por la cual están abiertas las posibilidades para que los citados corredores puedan acceder al evento más importante para el atletismo en 2017, además del cumplimiento de otras pautas requeridas por la CADA para integrar los equipos nacionales. Obviamente la renovación de la beca del ENARD sería de gran ayuda para posibilitar su preparación para Londres 2017”, fue lo que escribió la CADA, además de enviar el fax correspondiente al ENARD.

“Creo que el tema está claro a la hora de aceptar el contrato y esta cláusula. Yo creo que la dirección de este tema es otra: en tal caso deberíamos estar pidiendo la restitución de la beca ya que para el próximo año algunos atletas, como en mi caso, estamos clasificados al Mundial. No es la primera vez que sucede esto, yo llevo más de 15 años con la selección y en todos estos años se me han dado y quitado más allá de mis presentaciones argentinas tales como Sudamericanos, Iberoamericanos, Juegos Panamericanos (3 para ser precisa) Mundiales y en este último caso Juegos Olímpicos”, comentó Rosa Godoy.

cvillapun_chavez_Optimizada

El ENARD se creó a través de la Ley 26.573, en la que se impulsó un impuesto a los consumos en la telefonía celular (1%) para promover el deporte olímpico. Comenzó a funcionar en agosto del 2010, por lo que Río fue su segundo Juego Olímpico en vigencia. Esta beca la cobraron los seis antes de viajar a Río, aunque tres de ellos comenzaron a percibirla una vez que consiguieron la marca clasificatoria y que iniciaron su preparación para la competencia. Ahora, con el Mundial en vista, volverán a contar con el apoyo del ENARD, pensando no sólo en las competencias más cercanas sino en el ciclo olímpico hacia Tokio 2020, que ya comenzó.