Isaac Mwangi, director general de la federación keniana de atletismo (AK), fue suspendido por seis meses de todas sus funciones por la Comisión de Etica de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) en espera de que se examinen las acusaciones de corrupción que tiene en su contra. Días pasados, el dirigente fue acusado por dos atletas kenianos de haberles pedido dinero en 2015 a cambio de una reducción de su suspensión por dopaje.

isaac

Isaac Mwangi, de la Federación de Kenia.

“El presidente de la comisión de ética de la IAAF, Michael Beloff, ha suspendido hoy provisionalmente a Isaac Mwangi, director general de la Federación Keniana de Atletismo, de todas sus funciones y posiciones en el seno de la federación keniana y de la IAAF en interés de la integridad de este deporte”, escribe la Comisión en un comunicado. La suspensión comenzará este 22 de febrero mientras se analiza la denunica en su contra y las “informaciones que han llegado a la comisión de ética”.

zakari

Joyce Zakari, una de las denunciantes.

En el medio del escándalo por el dopaje en la federación rusa, ahora se sumó la de Kenia, al filtrarse testimonios que acusan a sus integrantes. En el caso de     Isaac Mwangi, la acusación fue realizada por Francisca Koki Manunga (400 metros con vallas) y Joyce Zakari (400 metros llanos), quienes aseguran que el 16 de octubre de 2015 les pidió que le abonaran 2,5 millones de shillings (unos 21.000 euros) a cambio de bajarles la suspensión. Ambas atletas habían dado positivo a un producto prohibido en el Mundial de atletismo de Beijing, en agosto de 2015. Ellas aseguran haber rechazado el acuerdo y, a finales de noviembre de 2015, la Federación keniana las suspendió por cuatro años.

Tras estas acusaciones, Mwangi decidió dejar su puesto durante el tiempo de investigación.