En la actualidad prácticamente es exponencial la cantidad en aumento, de personas que se vuelcan a correr por las calles, y también por nuestra increíble geografía, recorriendo montanas, atravesando ríos, cruzando playas, etc.

Las agrupaciones que nuclean a los corredores y los diferentes organizadores, muy prudentemente exigen un chequeo o apto medico por precaución y cuidado, y eso esta muy bien.

Realizamos análisis de sangre, control cardiológico, etc. ¿Pero cuantos de esos corredores han pensado en analizar y saber como están pisando, como parte de un chequeo general?

Tal vez porque no se considera una prioridad, y esto se debe en gran medida a la falta de información seria al respecto.

Vamos entonces a explicar brevemente porque si es importante analizar y saber como pisamos:

Hablamos de prevención, entonces saber como pisamos puede prevenir futuras lesiones en los pies, y desde los pies en otras partes de nuestro cuerpo.

Nuestro cuerpo es un todo armónico, y como tal, algo que pase en los pies, podrá afectar nuestras rodillas, nuestra cintura o espalda, reflejándose en alguna lesión.

Pensemos por un momento, que exigimos al cuerpo a las irregularidades del terreno, subidas, bajadas bruscas, saltos, y cambios de dirección, y todo eso, lo soportan nuestros pies y piernas.

El estudio de pisada del corredor, también llamado baropodometría, es un análisis de las presiones plantares. Debe incluir la grabación de la pisada, en estática, y dinámica, pero dinámica corriendo, porque ese es el movimiento que nos interesa. Hay en nuestro medio numerosos lugares que ofrecen estudios de pisada, aunque no todos contemplan la dinámica en trote o carrera. Atención con esto.

Dicho estudio, practicado seriamente, servirá para recomendación del calzado correcto para esa persona, teniendo en cuenta el peso, y el tipo de entrenamiento que realiza.

Además, esta información brindara los datos necesarios para confeccionar, potencialmente si fuese necesario , una plantilla personalizada, de acuerdo al uso que corresponda.

Por otra parte este tipo de estudios, podrán ser complementarios a algún tipo de tratamiento kinésico o de rehabilitación, colaborando con su información en el tratamiento de algunas patologías, por ej: el esguince de tobillo, o la inestabilidad del tobillo, problemas frecuentes en aquellos que realizan trail running.

Recordemos que siempre es mejor prevenir, que curar.

 

Lic. Marcelo Giroldi

Licenciado en Ortesis y Prótesis-Podólogo Universitario

mgiroldi.plantillas@gmail.com