12440820_1199748406711750_5291719568293996900_o

PH: Atilio Orellana / Agencia ZUR

A los 98 años y justo después de su cumpleaños, falleció Efraín Wachs en su casa en Tucumán. Atleta desde los 70 años, multicampeón en varias disciplinas entre los veteranos, asiduo de los torneos masters, ajedrecista, contador público y un referente para los atletas que se lo encontraban siempre con ganas de más. “Correr es vivir”, repetía desde aquel día en el que decidió salir a trotar y nunca más lo abandonó. Tenía tres hijos, ocho nietos y un bisnieto, que lo acompañaron hasta el final, el viernes. Su esposa Miriam había fallecido hace algunos años.

efta

Nacido el 12 de marzo de 1918 en Rosario, estudió para contador en la Universidad Nacional del Litoral, logrando el título en 1945 para comenzar a trabajar en el Banco Nación a sus jóvenes 20 años. Pasó por la ciudad de Casilda, luego se fue a Salta y desde 1960 ya estaba afincado en Tucumán, provincia a la que representaba como deportista, federado en la Asociación Tucumana de Atletas Masters (ATAM). 

Alguno de sus momentos más altos fueron en el 2003, al imponerse en los 10.000 metros y en cross country del Mundial de San Juan de Puerto Rico. En su categoría, primero de 80 a 85, luego de 85 a 90 (obligó a crear categorías con su participación en varias competencias), logró premios nacionales e internacionales para decorar las paredes de su hogar.Tiene 25 medallas en campeonatos del mundo; de ellas, seis son doradas; nueve, de plata y diez, de bronce.  Participaba en las pruebas de los campeonatos mundiales de 100, 200, 400, 800, 1500, 5000 y 10.000 metros. A los 90 años, en Finlandia, ganó la medalla de oro en los ocho kilómetros del Mundial de Atletas Veteranos, que se desarrolló en Lathi. En ese mismo torneo, fue el único atleta que participó en todas las distancias entre 5.250 competidores.

Cada año, corría 100 metros por cada uno cumplido. La última vez fueron 9.7 kilómetros, un 12 de marzo. Este año corrió más allá.

 

886962_10208299313940738_6163339536999071182_o

Lectura recomendada: Correr es vivir