La cuenta regresiva hacia Río 2016 no se detiene. Y a poco más de dos meses del comienzo de la competencia, algunos países están intentando ajustar sus delegaciones para no seguir sumando capítulos a un 2015/2016 plagado de casos de doping positivo. La Federación Rusa de Atletismo (FRA) anunció este martes un cambio en sus criterios de selección para los Juegos, con el único objetivo de impedir que los atletas que hayan dado positivo en un control puedan participar de loe Juegos.

Desde hace tiempo que Rusia viene padeciendo los dopings positivos de sus atletas de diferentes ámbitos, llegando a su punto más alto cuando Maria Sharapova fue suspendida por utilizar Meldonium durante el Abierto de Australia. Esta semana, el Ministerio de Deportes ruso informó que el Gobierno tiene previsto poner en práctica la ley que hace que el consumo de sustancias prohibidas en el deporte sea un delito a partir de 2017.

El pasado 20 de mayo se aprobaron las nuevas normas: “Cualquier candidato a participar en los JJOO que haya usado dopaje en años anteriores no puede ser miembro del equipo olímpico nacional ruso en Río. Las propuestas sobre los cambios de los criterios serán remitidas para su aprobación al Comité Olímpico de Rusia”, se publicó mediante un comunicado. El mismo Ministerio había anunciado que unos 40 deportistas habían sancionado por doping.

A comienzos de mes, el Comité Olímpico Internacional (COI) anunció que treinta y un deportistas dieron positivo por doping en controles retroactivos realizados en las muestras almacenadas de los Juegos de Pekín 2008, en deportistas de 12 países y de 12 disciplinas diferentes, mientras también se analizan muestras de Londres 2012, en conjunto con la Agencia Mundial Antidoping (AMA).

Ahora, según la cadena rusa de televisión Match TV, 14 de esos deportistas serían rusos, ocho de ellos medallistas. Dentro de esos nombres aparecen los de grandes atletas como Anna Chicherova, bronce en salto en alto en 2008 y oro en Londres 2012; Anastasia Kapachinskaya y Tatyana Fírova, subcampeonas en relevos 4×400; Denis Nizhegorodov, bronce en marcha en 2008 y plata en 2004, y María Abakumova, plata en lanzamiento de jabalina.

cvillapun_isin_Optimizada(1)

Isinbayeva protesta

Ante la posibilidad de que el atletismo ruso no pueda participar de los Juegos, la saltadora Yelena Isinbayeva protestó públicamente y anunció que podría acudir a un Tribunal de Derechos Humanos. “Es una violación directa de los derechos humanos, una discriminación”, dijo la doble campeona olímpica. “En caso de que se confirme una exclusión, iré personalmente a un Tribunal Internacional de Derechos Humanos. Y me siento muy confiada en la victoria. Por supuesto que estoy enojada porque me siento impotente. Todo lo que puedo hacer ahora es entrenar. Realmente espero que esto se resuelva pronto: me lo merezco, es mi derecho. Todos nuestros jóvenes, talentosos atletas limpios, se lo merecen también”, dijo la atleta de 33 años. Aún se espera que la IAAF se expida.