13707702_634427720048889_3307826768863252615_n

Y un día llegó a Tandil. Pasaron más de nueve meses desde que Martín Rodríguez salió de su ciudad para recorrer todo el país con una misión solidaria. Una misión que terminó de concretarse este domingo, con una última donación de alimentos. Unos 5.729 kilómetros recorridos en 276 días, de Ushuaia hasta La Quiaca, 12 provincias en total para ayudar a 12 entidades benéficas. “Tenía mucho miedo de llegar y de que no hubiera nadie y ahora veo esta cantidad de gente que hay, es impresionante. Un montañista me enseñó que la cumbre de la montaña no está arriba, sino en la base. Porque hagas lo que hagas tenés que volver, por eso mi llegada no era en La Quiaca, mi llegada era hoy y es muy lindo que sea acompañado por tanta gente. Soy bastante futbolero, por eso decía que tenía como una hinchada que me iba alentando, muchos me hicieron saber algo mientras iba por el camino y ese fue el combustible que necesité para poder llegar. Si hoy estoy acá es culpa de ustedes por ese aliento. El mensaje es claro, hacer lo que a uno le gusta y poder dar una mano. En este caso es correr, pero no necesariamente hay que correr para ayudar a otro, se puede hacer de muchas maneras”, dijo el corredor de 25 años al arribar a su ciudad.

13620041_634427503382244_138144370810110346_n

El Desafío Solidario de Ushuaia a La Quiaca tenía ese objetivo primario: ayudar. Y lo hizo en colaboración con Red Solidaria de Tandil. Y después cumplir el sueño de Martín de recorrer al trote el país. Pero su sueño no quedará allí: ahora tiene pensado subir al Aconcagua. “La idea es correr ahí, porque estoy bien físicamente. Voy a tratar de meter un cerro por mes como para llenarme de experiencia, después un poco de velocidad y en enero, el 18, ir a hacer un buen tiempo al Aconcagua”.

En la llegada, desde la Ruta 226 y Falucho hasta la Plaza Independencia de Tandil, hubo cientos de personas acompañándolo. Y una vez que llegó al playón municipal, se encontró con más amigos, familiares y hasta con el Intendente, que lo estaba esperando y le regaló una plaqueta. También se cruzó con su entrenador, Diego Simón, quien viajará a Suiza e Italia para competir pero que quiso estar en su regreso para fundirse en un abrazo.