13620180_1627678934213815_1200901377340978630_n

Martín Rodríguez quiso unir el país al trote y con un objetivo solidario. Y su sueño está a punto de cumplirse: cuando regrese a Tandil, su lugar natal, el próximo 24 de julio, habrá completado la travesía. Aunque su sueño va más allá de un arco o el camino recorrido: la idea de cruzar desde Ushuaia a la Quiaca tenía como premisa recaudar 5.700 alimentos para donar a instituciones benéficas tandilenses. Las primeras entregas ya se realizaron y a su regreso completará las donaciones.

Con apenas 24 años, Martín, que es profesor de educación física, decidió emprender su viaje luego de sufrir un pico de stress. Largó el 19 de octubre del 2015 para trotar por la Ruta Nacional N°3 en Tierra del Fuego y la Ruta Nacional N°40. Pasó por todas las estaciones: primavera, verano, otoño y ahora invierno. Doce provincias en total, con 12 instituciones elegidas para recibir la ayuda. Arrancó de Sur a Norte: primero fue a Tierra del Fuego en avión para luego, junto con el carrito creado para la ocasión (luego de descartar la chance de utilizar una mochila) y de allí comenzó a subir. Santa Cruz, Chubut, Río Negro, Neuquén, Mendoza, San Juan, La Rioja, Catamarca, Tucumán, Salta, Jujuy y hasta cruzó a Chile. Durmió en carpa la mayoría de las noches, con frío o calor, con lluvia, nieve y viento, usó una decena de pares de zapatillas que le fueron acercando, recibió el abrazo de miles de personas, que lo recibieron como héroe en cada lugar que visitó. Y, para ayudarlo, le llevaron el carro un buen rato (unos cuantos kilómetros) para liberarle la carga y ayudarlo a pasar mejor la jornada.

13590415_624483701043291_880300890437802898_n

Hubo días de 30 kilómetros y días de muchos menos, siempre dependiendo del clima, del tipo de terreno, de cómo respondieron las rodillas. Entrenado por Diego Simón, el atleta siguió sus pasos a traves de los posteos de Facebook, Twitter y Youtube. Pasó la Navidad en El Chaltén, invitado por una familia local y así fue pasando sus días. Desde la Quiaca llegará a Tandil, donde será recibido por amigos, familiares y toda la gente que lo acompañó a través de las redes sociales en este recorrido solidario.

Este no fue su primer desafío solidario: la primera vez recorrió 172 kilómetros de Mar del Plata hasta Tandil, también para recaudar alimentos, en agosto del 2015. Fue a modo de preparación para esta travesía y le sirvió como experiencia, durmiendo en carpa después de cada etapa y contactándose con la gente local de cada lugar. Tras esa primera vez, tomó fuerza para comenzar este desafío que ya está por terminar.

Hasta ahora lleva 5402 kilómetros y se encuentra en Jujuy. Cada vez le falta menos para llegar. En Tandil lo esperan para cerrar la experiencia.

13654399_1629986953983013_2472784235898939904_n