13254525_10156969263060346_7087960971150321837_n

Tuvo que esperar a salir del colegio para enviar el mail de respuesta. Tres semanas antes, Valentina Ceballos se había anotado en la web con la esperanza de ser una de las 16 elegidas. Tuvo que responder sobre sus hobbies, su historia personal y cómo empezó en esto del trail running. “Mi papá se había anotado en 80k en una carrera y decidimos que yo iba a correr 10”. Hasta ese momento, sus 14 años, ella sólo corría para entrenarse y sólo hacía gimnasia artística. Pero esa carrera en San Martín de los Andes le descubrió una nueva pasión. Por eso, cuando la Salomon Running Academy le comunicó que había sido seleccionada para viajar a Garmisch, Alemania, a un training camp, vio como a los 18 años su sueño se cristalizaba.

“Cuando me anoté en esa carrera, me entrené para ese objetivo y lo disfruté mucho. Ahí comencé a disfrutar de las montañas”, dice la chica de General Roca, provincia de Río Negro. Se entrena en las bardas, un desnivel de 100 metros generado por la erosión del río, con IQ Running, de Marcelino Lezcano.

“En los cinco días que me tocó estar allá compartí con otros 15 chicos la experiencia. Había otro argentino y los demás eran de Canadá, Estados Unidos, Italia, Sudáfrica… Había mucha variedad cultural. Hicimos un entrenamiento diferente, aprendimos técnica, subida, bajada, entre otras cosas y dedicábamos las tardes a aprender un poco sobre comunicación, en cómo dar una imagen que nosotros queremos crear de nosotros mismos, de cómo se complementan el atleta y la marca, estuvimos acompañados en las charlas con la gente de marketing y desarrollo y los que se dedican a los nuevos productos, vimos prototipos y hasta hablamos sobre la ropa que nos gustaría que se diseñara. Fue una experiencia espectacular”, relata Valentina.

Salomon creo esta academia en 2015 con el objetivo de reclutar y apoyar a jóvenes talentos del trail pero además con la idea de juntar a dos generaciones de corredores, crear lazos y asegurar que se transmita el espíritu original. En la aventura los acompañaron Greg Vollet, manager global de sport y marketing; Serge Chapuis, encargado de búsqueda y desarrollo, Martina Valmassoi, atleta Salomon y creadora de contenidos; y nada menos que Jonathan Wyatt, seis veces campeón del mundo en montaña y Anna Frost, ganadora de la Hardrock 100 en 2015.

“Aprendí mucho de técnica, de correr, de bajada, me llevé mucho lo que nos enseño Vollet para disfrurtar más de las bajadas. Ojalá pueda encontrarme con todos ellos en algún sendero o carrera”, dice.

“Me encantaría llevar el estilo de vida de los atletas de elite a nivel internacional, como los de Salomon que viven de una manera increíble, viajando por todo el mundo, 12 horas del día entrenando en la montaña y el resto se dedican a la alimentación y recuperación. Sería un sueño”. Esa fue su respuesta cuando le preguntaron donde se vería en cinco años: “Logrando el mismo objetivo en cuanto a lo deportivo, que correr en las montañas sea un estilo de vida que me lleve a viajar como lo voy haciendo ahora, con carreras de Argentina, ahora fui a Chile, en agosto vuelvo pero a Temuco”, relata. Por ahora, corre hasta 42 y 50, algún día seguirá sumando

13738152_497886847089066_7145389276398031736_o

“Acá la realidad es otra y los atletas de mejor nivel tienen que bancar la mayoría de sus gastos, sin embargo me gustaría en algún momento competir con los de mejor nivel, aunque no pueda dedicarme plenamente a correr”, dice al mismo tiempo que espera terminar sexto año de la escuela técnica, en la modalidad administración de empresas.

Este año, Valentina logró un primer puesto en la general de la Torrencial Valdivia Ultra Trail, un tercer puesto en la Doble Apolo y en los 5ok The North Face de Bariloche. En enero, junto con su padre Rodrigo, fueron terceros en la categoría padre-hija.

 

 

13260031_10156962444890346_1586354337501978600_n