Ahora que será obligatorio la presentación de un apto médico al anotarse en una carrera de más de 5k en la Ciudad de Buenos Aires, algo que seguramente comenzarán a imitar muchas otras, los corredores se preguntan qué tipo de chequeos se deben realizar para comenzar con la actividad. Lo ideal, claro está, es que los análisis se realicen no sólo al momento de la inscripción sino también al inicio de la planificación del entrenamiento, ya que el cuerpo se someterá a una exigencia importante y siempre es bueno saber si se está preparado para soportalo. Realizarlo a conciencia puede evitar males mayores.

Son cada vez más las clínicas que ofrecen la opción de un chequeo médico completo, que puede realizarse en un mismo día y sin tener que trasladarse ni sacar varios turnos médicos para cada uno de los estudios que se necesitan para que un profesional habilite al corredor a realizar la actividad. También pueden realizarse todos los estudios por separado y luego presentarlos a un médico de cabecera que los analice. En muchas carreras, se entrega un apto prediseñado que debe ser firmado por el profesional a cargo y no se aceptan aquellos que tienen membrete de clínicas o médicos particulares.

La modificación a la Ley 139 (Gimnasios) que comenzará a regir en unos días indica que “todas las personas que realicen actividades físicas en el gimnasio, deben poseer un certificado de aptitud física que debe contener los resultados de estudios electrocardiográficos expedido por el especialista actualizado anualmente. Dicho certificado deberá ser exigido obligatoriamente antes del inicio de la actividad física dentro del establecimiento”. Y agrega: “Será de carácter obligatorio la presentación de un Certificado Médico de Aptitud Física (APTO MÉDICO) para la práctica de carreras de calle de carácter competitivo (5km o más) y cuando la convocatoria o participación deportiva involucre a grupos de personas que por su cantidad no pueda considerarse práctica deportiva individual”.

¿Cuáles son los estudios básicos necesarios para comprobar la aptitud de una persona antes de realizar cualquier deporte?

-Laboratorio: análisis de sangre y de orina. Evaluará los niveles de glucosa en sangre; la uremia determinará la función renal, se podrá controlar los niveles de colesterol, ácido úrico, triglicéridos, creatinina, entre otras cosas. Se podrá descartar una anemia, alguna infección en curso, etc.

– Examen cardiológico: electrocardiograma, ecocardiograma doppler y ergometría. Evalúa el estado general, controla la presión arterial, la frecuencia cardíaca, y busca descartar la presencia de soplos, arritmias, o cualquier anomalía, tanto en reposo como en actividad. En algunos casos, según el esfuerzo a realizar, se puede realizar un Eco Estrés, en el que se obtienen imágenes del corazón en movimiento.

-Aparato respiratorio: espirometría Estudia las vías respiratorias y analiza la capacidad pulmonar.

-Imáneges: en algunos casos, se solicita radiografía de tórax y ecografía abdominal.

-Evaluación nutricional: con el objetivo de cuidar la salud también desde la alimentación, se evalúa al paciente y se le hacen recomendaciones respecto a su peso y talla. También puede solicitarse una antropometría, que a través de mediciones analiza los índices de masa grasa, muscular y ósea del cuerpo.

Análisis clínico: el profesional a cargo analizará los resultados de todos los estudios (previamente analizados por cada especialista, que eleva un informe) y también evaluará la historia clínica personal del paciente y sus antecedentes familiares (más aún si existe muerte súbita o alguna enfermedad coronaria que lo oriente a descartar una enfermedad hereditaria). De no encontrar ningún inconveniente, el médico firmará el apto médico, que según la ley tendrá una vigencia de un año.