Una vez más, el récord de ascenso y descenso de la montaña más alta de América se quebró. Y fue una joven guía quien logró completar la subida y bajada del Aconcagua desde el campo base: Chabela Farías, según confirma el sitio AconcaguaOnline.

chabela-Farías-420x315

 

El último récord establecido fue de Fernanda Maciel, quien por las malas condiciones climáticas reinantes,  decidió realizar un primer intento de ascender y descender desde Plaza de Mulas, el campo base, en lugar de partir desde Horcones, último lugar habitado y desde donde pretendía partir en un primer momento. La brasileña dejó la marca en 14 horas y 20 minutos. Una semana, después, Farías lo bajó a 12 horas y 40 minutos, 100 minutos menos.

Chabela contó cómo fue que lo logró, casi de manera impensada: “En realidad me estaba probando con un amigo para ir al glaciar Polacos. Salí a las 3 de Mulas, pasé por Canadá, por Nido de Cóndores, saqué algunas fotos. En Piedras Blancas me dije ‘llego hasta acá’ pero vi que subía una expedición y bueno, me decidí a seguir”. Pese a que en el refugio de Independencia se detuvo 30 minutos a charlar con un grupo de compañeros, decidió seguir subiendo. “Me quedé media hora a charlar con ellos, después me puse los crampones y seguí, iba tranquila y pensando en aclimatar”. En la Travesía, volvió a cruzarse con gente de la Patrulla. “Me hicieron notar que llevaba buen ritmo y me dijeron que por qué no intentaba batir el récord. En la Cueva me quedé hidratando con otros amigos que me encontré y llegué a las 12:26 a la cumbre, y a la media hora empecé a bajar”. En total, el ascenso desde el campo base le llevó un total de 9 horas y 16 minutos, 34 minutos menos que a Maciel.

chabela

Farías tuvo otro encuentro con sus compañeros, quienes cargaban el cuerpo sin vida de un montañero japonés fallecido en la zona. Se ofreció para ayudarlos, pero ellos la animaron a que seguir y completar la hazaña. “Me ofrecí a ayudarlos a bajar la camilla, o a ir adelante direccionándola. Pero me dicen ‘Chabe: ¡¡bajá y batí el récord!!’. Ellos me motivaron y ahí caí en la cuenta que había subido en menos de 10 horas. Bajé, bajé, bajé y llegué a Mulas a las 15:45. Cuando avisé me recibieron con festejos y me homenajearon con una cena. Y los guardaparques registraron todos los horarios en un acta” relató Chabela.

De esta manera, Farías tardó 14 horas y 20 minutos, pese a no estar en los planes lograrlo, ya que se trataba de un entrenamiento de cara a otro proyecto. “Fue un mini proyecto para otro proyecto, fui relajada, con una mochila con botiquín, 2 ½ litros de agua, abrigo, linterna, crampones, mucho peso… Y todo me lo llevé yo, no tenía porteador”. Ahora, Farías se está planteando intentar batir el récord de Fernanda Maciel en la ruta completa, partiendo desde Horcones, o incluso la ruta Vacas-Cima-Horcones, una circunvalación a la cima más alta del continente.



Aconcagua OnLine