La promesa del Atletismo Argentino ya comienza a ser una realidad. Con sus jóvenes 22 años Brian Toledo participó hoy de su primera final olímpica. Si bien la jabalina no quizo volar más de 79,81 mts eso poco importa. Lo cierto es que el hombre  de Marcos Paz se metió en Rio de Janeiro  entre los 10 mejores de la disciplina.

Estos fueron sus segundos juegos olímpicos. En Londres 2012 con 18 años había finalizado 30º.  Hoy cuatro años después ingresó al top ten y su plenitud deportiva podría alcanzarla en los próximos juegos de Tokio 2020.

Su camino a la final olímpica de Rio no fue fácil. En diciembre de 2013, se había lesionado el codo derecho (distensión del ligamento lateral interno) en la pretemporada, no pudo lanzar durante 6 meses y tuvo una rehabilitación de 8 meses. En marzo del 2015 comenzó su sueño.  En el Cenard hizo volar el implemento  82.90 logrando así clasificarse por primera vez a un mundial de mayores que se disputo en Beijing, donde se convirtió en una sorpresa para la especialidad. Con 21 años se metió entre los mejores con una marca de 83,32 metros, récord personal , récord argentino y marca para Rio.

Un deportista que sabe lo que es luchar.  Su difícil pasado no lo venció nunca. Con sacrificio, esfuerzo y perseverancia logró meterse entre los mejores del mundo.