Sonríe tanto que no le entra en la cara tanta alegría. Tiene los cachetes colorados, le sale vapor del cuerpo porque recién acaba de hacer historia y el día está lluvioso en Londres. Ni siquiera sabe si emocionarse o no, aún está shockeada por su performance. No es para menos. Belén Adaluz Casetta dio uno de esos pasos gigantes en el deporte argentino: se metió en la final de un Mundial de Atletismo.

La marplatense de 22 años largó en la serie clasificatoria bajo la lluvia que inundó el piso del Park Queen Elizabeth, lo que provocó varias caídas. Obtuvo un valioso sexto puesto en su especialidad, los 3.000 metros con obstáculos, consiguió el pase a la prueba decisiva, que será el viernes a las 17.25, hora argentina, y batió los récords nacional y sudamericano logrando un tiempo de 9:35.78, lo que significó bajar 7 segundos su mejor marca personal.

 

“Miré la pantalla en los últimos 200 y vi que daba para superarme, así que le metí con lo que me quedaba para rematar”, contó. Es la primera vez que una representante femenina de nuestro atletismo alcanza una final de pista en los mundiales.

El anterior récord nacional le pertenecía con 9m42s93 desde el 14 de mayo del año pasado en Rio, cuando logró el título Iberoamericano (este año también se proclamó campeona sudamericana en Asunción). Y el récord sudamericano estaba en poder de la brasileña Juliana Paula Santos de Azevedo con 9m38s63 desde el 6 de junio del año pasado en Praga.

La keniata Celliphine Chepteek Chespol, de apenas 18 años, fue la vencedora de la serie, con un tiempo de 9m27s35. La joven africana posee la mejor marca de la temporada (8m58s78/100) y la segunda de la historia, por lo que aparece como la gran candidata para llevarse la medalla de oro.

Women3000stCasetta2