Se hacen llamar la ciudad del running. Y ahora tienen un récord del mundo que avala esa definición. La medio maratón de Valencia, disputada el fin de semana del 22 de octubre, tuvo una cifra récord de 14.303 corredores inscriptos para su 27ª edición de los cuales llegaron a meta 12.281. Esta es la única prueba en España con Etiqueta de Oro de la IAAF.

Y la estrella de la carrera fue la keniata Joyceline Kepkosgei, la atleta del año. Con un debut en medio maratón durtante este 2017, la atleta logró bajar su propia marca en la distancia por ¡un segundo! Y de esta manera, estableció un nuevo récord del mundo para medio maratón, con 1h04m51.

Su marca anterior fue este mismo año, en Praga, donde además consiguió otros cuatro récords. Durante ese medio maratón bajó los tiempos de 10 kilómetros en ruta (30.04, dejando atrás a la histórica Paula Radcliffe); 15k (45.37, la marca anterior pertenecía a Florence Kiplagat); 20k (1h01m25) y el récord de 21k, para establecerlo en 1h04m52, siendo la primera mujer en correr por debajo de los 65 minutos. Su antecesora fue su coterránea Peres Jepchirchir, quien lo había dejado en 1h05m06, este año en los Emiratos Arabes.

A los 23 años (cumple 24 en diciembre), este año también consiguió detener el crono antes de llegar a los 30 minutos en los 10 kilómetros en ruta. También en Praga, pero en la Birell 10k Grand Prix, bajó su marca de meses anteriores para dejarla 29m43. Imparable.