La última maratón en Buenos Aires.

La última maratón en Buenos Aires.

A partir del 2016, a la hora de inscribirse en una carrera ya no alcanzará con firmar un simple deslinde de responsabilidad o anotar el número de obra social ante cualquier emergencia. Debido a la modificación de la ley 139, que fue promulgada en 1998, pero que fue modificada por la Legislatura Porteña en noviembre, se deberá presentar un certificado médico para poder participar en carreras de más de 5k en CABA. Los organizadores de los eventos deberán exigir a los participantes la presentación del apto al momento de la inscripción y previo a la realización de cualquier actividad o práctica deportiva, el que deberá ser expedido por un profesional médico matriculado previa evaluación del deportista.

“Con la puesta en marcha de la presente ley se pretende prevenir y reducir los infortunios en el deporte, episodios que ocurren en forma brusca e inesperada durante el desarrollo de la actividad deportiva o al poco tiempo de finalizada la misma, concientizando a la participación responsable de todas las personas que practiquen actividades físicas o deportivas”, son los fundamentos del proyecto que había sido presentado en su momento por el legislador Hernán Rossi y que fue aprobado con 49 votos positivos.

Además, Rossi agrega en su escrito: “Antes de realizar una actividad física hay que exigir al interesado un certificado de aptitud física con los resultados de estudios electrocardiográficos y además, los gimnasios tienen que estar obligados a contar con una empresa de emergencias y capacitar a los profesionales que allí trabajen en técnicas de reanimación cardiorespiratoria y primeros auxilios”.

El primer artículo de esta modificación, anuncia lo siguiente: “Será de carácter obligatorio la presentación de un Certificado Médico de Aptitud Física (APTO MÉDICO) para la práctica de carreras de calle de carácter competitivo (5k o más) y cuando la convocatoria o participación deportiva involucre a grupos de personas que por su cantidad no pueda considerarse práctica deportiva individual. Dicho certificado tendrá una validez máxima de 1 (un) año, a partir de la fecha en la que fuera expedido”.

Rossi hizo incapié específicamente en los casos de muerte súbita que se dieron no sólo en carreras de ámbito porteño o nacional, sino también en colegios y clubes. “En los últimos tiempos la sociedad se ha visto conmocionada por los sucesivos casos de Muerte Súbita que afectaron a jóvenes aparentemente sanos mientras realizaban actividades deportivas o inmediatamente después de haber finalizado las mismas” y agrega que según la Federación Internacional de Medicina del Deporte, el 7% de los casos de muerte súbita ocurren en atletas de entre 15 y 35 años.

¿Qué se debe tener en cuenta para realizar ese apto médico? “Debe ser el resultado de un examen físico completo del paciente, conteniendo un análisis minucioso y detallado de la historia clínica personal y de los antecedentes familiares, complementado con una radiografía de tórax y un electrocardiograma de reposo. Este último estudio es uno de los más importantes ya que aumenta considerablemente la probabilidad de identificar a aquellos sujetos de riesgo, debido a que el resultado generalmente es anormal en los casos de miocardiopatía hipertrófica y está alterado en la miocardiopatía arritmogénica y otros sindromes análogos. Esto puede alertar al profesional interviniente, debiendo exigir en ese caso estudios complementarios, como pueden ser un ecocardiograma o una ergometría, para evaluar si el paciente tiene aptitud para realizar una práctica deportiva”, cierra Rossi.