Hay que cuidarse al correr en la arena.

Hay que cuidarse al correr en la arena.

Calor, verano, playa. Ideal para salir a correr, a disfrutar del aire libre. Y también, gran momento para comenzar a sufrir. En épocas de altas temperaturas, cuando el asfalto quema y la arena arde, los corredores deben tener especial cuidado con sus pies, que son los que más sufren. Y por eso hay que saber qué hacer, por ejemplo, cuando aparecen las primeras ampollas en el trote estival.

Las mismas pueden aparecer por dos razones: el roce inadecuado y la fricción. ¿Por qué puede ocurrir? Las razones más comunes pueden ser, por el ejemplo, al entrenar sin medias, porque el pie comienza a transpirar y raspa alguna parte del calzado. También cuando el tamaño del calzado es inadecuado, o tanto la zapatilla como la media ya están viejos y merecen un buen cambio. Una forma de prevenirlo es la utilización de vaselina para evitar el roce que provoca la lesión.

Otro método preventivo puede ser la utilización de membranas hidrocoloides, que son parches finitos con pequeños agujeros que dejan respirar la piel pero que evitan el roce directo con el tejido.

¿Qué hacer una vez que apareció la ampolla?

El mético más común para comenzar con la curación es con una aguja esterilizada. Se realizan varios orificios de entrada y de salida para drenar el líquido o suero que generó como mecanismo de defensa al roce del calzado. Una vez que nos aseguramos de drenar, lo conveniente es tapar el pellejo hasta que se seque por completo y se desprenda solo.

Un consejo: no correr sin medias y, en caso de ir a una carrera, hacerlo con el calzado y las medias que están acostumbrados a utilizar para evitar problemas durante la competencia.

El comienzo de la temporada es ideal para cambiar zapatillas y renovar plantillas.

El comienzo del año es un gran momento para domar el calzado nuevo y para revisar la necesidad de cambiar las plantillas. De esta forma, habrá tiempo de acostumbrarse antes de la nueva competencia.

 

Marcelo Giroldi, Licenciado en ortesis y prótesis. Podólogo.